miércoles, 22 de octubre de 2014

En venganza plantan una bandera argentina en el estudio del programa Top Gear de la BBC

 
Plantaron una bandera argentina en los estudios de la BBC como desagravio ante los hechos provocado por el presentador británico del programa Top Gear

Los británicos que provocaron a los ciudadanos argentinos de Tierra del Fuego haciendo alusión a  Malvinas sufrieron una revancha por parte de un grupo de ingleses: les plantaron una bandera argentina en los estudios.

A principios de mes, el equipo de filmación del programa arribó a la ciudad de Río Grande con tres autos deportivos, un Porsche 928 GT, un Mustang Mach y un Lotus Esprit V8, con los cuales recorrieron la Ruta Nacional N° 3 hasta la ciudad de Ushuaia.

El Porsche que manejaba el conductor y líder del programa, Jeremy Clarkson, estaba identificado con una chapa con los números y letras "H982 FKL", inscripción que se entendió como "una clara referencia a la guerra entre Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte".

Por su parte, el Mustang y el Lotus que completaban la delegación de autos con los cuales se grabaría el programa, tenían entre los caracteres de sus respectivas patentes "cifras similares a los caídos en cada uno de los bandos de la Guerra".


martes, 21 de octubre de 2014

Arzobispo del Reino Unido apoyó la lucha de Argentina por Malvinas y evocó a Francisco

 
Arzobispo del Reino Unido apoyó la lucha de Argentina por Malvinas y evocó a Francisco

La embajadora argentina Alicia Castro y las autoridades de Irlanda del Norte asistieron a una misa en la que el arzobispo Eamon Martin destacó el diálogo entre las naciones como la mejor manera de solucionar los conflictos y evitar las guerras.

El Arzobispo de Armagh y Cardenal Primado de Toda Irlanda, Eamon Martin, ofició una misa en la que apoyó las intenciones de paz y diálogo promovidas por el Papa Francisco.

En la ceremonia celebrada este sábado en la catedral católica de San Patricio en Armargh, Irlanda del Norte, el sacerdote instó al diálogo entre las naciones como camino de la política frente a la guerra. Entre la audiencia se encontraba la embajadora argentina ante el Reino Unido, Alicia Castro, quien fue la propulsora del encuentro, según destacó el propio arzobispo en su discurso. “Nos reunimos esta tarde para rezar por las intenciones universales del Papa Francisco, por la paz en el mundo y el diálogo entre las naciones. Le agradezco a Su Excelencia, la embajadora Alicia Castro, por impulsarnos a reunirnos de esta manera para honrar los deseos del Papa”, afirmó.

En ese sentido, Martin remarcó: “Las intenciones de diálogo y paz han estado cerca del corazón del Santo Padre desde su elección como Papa el año pasado. Él pide a menudo por la paz y la justicia y ya ha tomado medidas valientes para poner la atención sobre la inutilidad de la guerra y la manera en la que tantos chicos inocentes, mujeres y hombres ven sus vidas destrozadas en conflictos horribles alrededor del planeta”.

El oficio religioso contó también con la presencia del primer ministro adjunto Martin McGuinness, de la Lord Mayor de la ciudad, Cathy Rafferty, de parlamentarios de la Asamblea de Irlanda del Norte y miembros del cuerpo consular acreditado en Belfast. Todos ellos son importantes dirigentes del Sinn Féin, el partido político republicano que tiene como objetivo la reunificación de Irlanda y apoya los legítimos derechos de soberanía de la Argentina en las Islas Malvinas. Irlanda del Norte se creó en 1921 a partir de la partición de Irlanda en dos y es parte del Reino Unido encabezado por la reina Isabel II que comprende a Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. El Sinn Féin y otras fuerzas políticas buscan la reunificación de Irlanda como estado soberano, fuera de la órbita del Reino Unido.

“Más cerca de casa”, sostuvo el arzobispo Martin, “quisiera rezar esta tarde por nuestros representantes que comienzan una nueva ronda de conversaciones como parte de nuestro continuo proceso de paz”. En lo que puede leerse como una exhortación para una solución pacífica de los conflictos tanto en Irlanda del Norte como en Malvinas, afirmó: “Va a ser necesario un liderazgo valiente y creativo para que las cosas salgan adelante, un liderazgo que tenga suficiente fe y compromiso en aras del bien común para mirar más allá de la próxima elección o de intereses puramente partidarios. Si nos seguimos cavando pozos a nosotros mismos, entonces corremos el riesgo de que se socave la capacidad de la política para resolver los problemas. Por eso es que pido y rezo por qué nuestros políticos tengan mentes abiertas y corazones generosos durante estas charlas, junto a nervios de acero y un discurso prudente”

Luego de la ceremonia religiosa, la embajadora Alicia Castro ofreció una cena a McGuinness, histórico líder del Sinn Féin, y otros dirigentes políticos de Irlanda del Norte durante la que se trataron temas de interés común. En junio de este año, la representante argentina ya se había reunido con las autoridades de ese partido de Irlanda del Norte que le manifestó su adhesión a la causa Malvinas.

viernes, 17 de octubre de 2014

Malvinas : Autodeterminación kelper vs Integridad territorial argentina


Malvinas : Autodeterminación kelper vs Integridad territorial argentina 

La mayoría de las constituciones políticas de América Latina estatuyen como principio fundamental la autodeterminación de los pueblos. Argentina no es la excepción. Sin embargo, a nivel supranormal, los intereses particulares no pueden nunca contraponerse a los del Estado, en tanto aquellos, a través del contrato social, le han conferido atribuciones y facultades únicas y exclusivas que le son inmanentes.

De ahí la irrelevancia de los resultados del plebiscito celebrado el 10 y 11 de marzo de 2013, convocado y promovido por el gobierno local de las Islas Malvinas –Falkland para británicos y locales–, a fin de que los pobladores tomasen el timonel de su futuro, atendiendo a la premisa de si deseaban o no que las Islas conservasen su estatus actual como Territorio de Ultramar del Reino Unido.

La Resolución 1514 (XV), recoge los dos principios rectores de los procesos descolonizadores. Uno de ellos establece que todos los pueblos son titulares del derecho a la libre determinación, y el otro, que todo intento de quebrantar la unidad territorial y nacional de un Estado es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas. La aplicación de tales principios debe ser analizada casuísticamente, puesto que una incorrecta aplicación de la libre determinación, bien podría conducir a la consolidación de un quebrantamiento a priori de la integridad del territorio de un Estado.

Argentina sostiene que las Islas Malvinas, en 1833, fueron ocupadas por la fuerza por el Reino Unido, y que tanto habitantes como autoridades fueron expulsados, siendo suplantados por una administración colonial y una población británica. Por tanto no se puede hablar de derecho de libre determinación de la población de las islas, sino que éstas deben reincorporarse al territorio argentino, por haberse violentado el principio de integridad territorial.

En consecuencia, la población actual de las islas no puede pretender ser un pueblo, y menos aun que le corresponda el ejercicio del derecho a la libre determinación. Se trata pues, de un derecho de los pueblos, no de los “pobladores” de un territorio. Ello presupone la inaplicabilidad absoluta del principio de libre determinación.

Al proclamarse la independencia de España, en aplicación del principio del uti possidetis iuris, Argentina heredó todos los territorios que anteriormente formaban parte de la colonia española, incluidas lógicamente las islas. La aplicación de principio de libre determinación de la población implicaría el quebrantamiento de su unidad nacional e integridad territorial, contraviniendo la Carta Fundamental Argentina.

A saber, el Título II de la Constitución Política vigente de la Argentina, en sus disposiciones transitorias, establece: “PRIMERA. La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes, y conforme a los principios del Derecho Internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino”.

El hecho que se les pregunte a los habitantes de las Islas si quieren ser argentinos –aun en el caso que respondiesen que “no”–, en forma alguna significa que las islas dejen de pertenecer a la Argentina. Libertad es la facultad de hacer lo que el derecho permite: “libertas est potestas faciendi id quod iure licet”. Partiendo de este principio filosófico del derecho, es propio reconocer que el llamado derecho de los habitantes de las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares circundantes, en todo caso es un derecho de orden privado, que yace bajo la tutela del derecho público que emana del Estado, y que, al estar reñida esta pseudo libertad con la integridad territorial, resulta inaplicable.

Pensar de forma distinta devela posiciones pro-colonialistas, al pretender desestimar y desconocer como condición sine qua non para que opere el principio de la libre determinación, la inquebrantabilidad de la integridad territorial.

http://www.elnuevodiario.com.ni/