jueves, 3 de octubre de 2013

Cristina K: la protectora de los piratas



Cristina K: la protectora de los piratas

A través de la compra de bonos para blanquear dinero negro, una empresa vinculada con los saqueadores de Malvinas desembarcaría en el mayor yacimiento de gas y petróleo no convencional del país.

Siempre se dijo que el polémico plan de blanqueo de capitales, que el gobierno acaba de pro­rrogar por tres meses por decesión de la presidenta Cristina Fernández, iba a servir solamente para que algunos amigos del poder puedan declarar fondos obtenidos de forma ilegal sin dar ningún tipo de explicación al Estado.

Eso se confirmó ayer, cuando se conoció la compra de 500 millones de dólares en bonos energéticos del Estado (Baades) por parte de la petrolera Bridas, de los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni (en sociedad con la empresa petrolera china CNOOC). Eso no fue todo: se confirmó que Bridas volvió a negociar con YPF el desarrollo de una inversión en la formación Vaca Muerta y que, de concretarse, los fondos se utilizarán para ese fin. 

Ya en diciembre de 2012 Bridas e YPF habían firmado un memorando para la explotación de petróleo no convencional de las áreas Bajada de Añelo y Bandurria (663 km2 en conjunto), ubicadas en el mencionado yacimiento.

Lo insólito fue que, minutos 

después de conocerse la noticia, la empresa Bridas salió a “aclarar” que los U$S500 millones “no son en negro”. La pregunta que hay que hacerse, entonces, es por qué compró Baades que son bonos emitidos por el Estado para blanquear capitales de origen oscuro. En otras palabras, si son tan transparentes, ¿por qué no invirtieron los capitales directamente? Un sabio y conocido refrán afirma: “no aclares que oscurece”.

La realidad es que, detrás de esta operativa, se escondería un infame negociado como no podía ser de otra manera. Los U$S500 millones le sirven al gobierno para intentar “maquillar” el rotundo fracaso del programa de blanqueo, que hasta ayer no había recaudado ni siquiera 10% de lo previsto. ¿Pero recibirán a cambio los hermanos Bulgheroni? Tener acceso a uno de los yacimientos de gas y petróleo convencional más importantes del mundo, como es Vaca Muerta.

Bridas, actualmente, tiene el 60% de las acciones de la firma Pan American Energy (PAN) que, en varias oportunidades, se la vinculó con fondos de inversión que buscan petróleo en las Islas Mal­vinas, en clara violación de la soberanía argentina. 

Otra de las firmas que forman PAN es British Petroleum (BP) que, como su nombre lo indica, es de capitales británicos y tiene sede en Londres. 

El kirchnerismo, en el año 2007, le cedió a la British, entre gallos y medianoche, la extensión de la concesión del Cerro Dragón (en la provincia de Chubut) por 40 años, siendo el principal yacimiento petróleo que hoy existe en la Argentina. Esta escandalosa medida se adoptó en 2007, durante el último año de la presidencia de Néstor Kirchner . 

A su vez, una parte de las acciones de BP está en manos de la firma estadounidenses de inversión BlackRock Inc., que posee el 7.1% de la compañía, y a su vez tiene vinculaciones con tres de las cinco empresas que actualmente exploran en las cuencas sur y norte de las Malvinas.
British Petroleum es, además, una de las petroleras más importantes del mundo y en abril de 2010 fue noticia por el enorme derrame en el Golfo de México. Cualquier semejanza con los desastres ambientales de Chevron no son meras coincidencias.

Todos esos vínculos terminan violando una ley sancionada por unanimidad en el congreso en el año 2011 y que, tras una larga espera, recién fue promulgada en setiembre del año pasado. Se trata de la ley 26 659, que apunta a prohibir que “toda persona o compañía localizada en la Argentina preste servicios o tenga cualquier tipo de participación en personas jurídicas que desarrollen actividades en Malvinas”.

“La Cancillería, con esta ley, apenas ha sancionado cuatro pequeñas empresas, pero deja impune a los peces gordos. Y esto ocurre porque no hace el correspondiente estudio societario para determinar las vinculaciones de las petroleras. La operación con Bridas viola claramente la ley”, le dijo a Hoy Félix Herrero, quien fue director de Yacyretá durante el último gobierno de Juan Domingo Perón y actualmente es el jefe de asesores de Fernando “Pino” Solanas. Herrero fue el redactor de la Ley 26.659.

Por su parte, el exdiputado nacional Mario Cafiero, que desde hace años viene investigando las conexiones de la petrolera que operan en nuestro país con la violación de la soberanía nacional en Malvinas, también fue tajante: “Bridas y sus socios están violando la ley. Es evidente que el gobierno está dispuesto a hacer cualquier cosa ante la gravedad de la crisis energética, que el propio gobierno provocó”

Una maniobra similar hizo el gobierno K al firmar un convenio secreto con la norteamericana Chevron, que viene de ser expulsada en Ecuador por haber provocado un desastre ambiental, con miles de damnificados, y que pese a ello contaría con garantía para aplicar la técnica conocida como fracking, que fue prohibida en varios países del mundo por sus efectos contaminantes.

El antecedente que marcó Néstor Kirchner

En 2007, poco antes de dejar la Presidencia, Néstor Kirchner revalidó concesiones petroleras otorgadas durante el menemismo, que recién vencían en 2017. Entre ellas, se extendió la licencia para explotar el Cerro Dragón hasta el año 2047, siendo el yacimiento de petróleo convencional más importante del país. Este yacimiento se encuentra en el área terrestre y marítima del Golfo San Jorge. La mayor parte se encuentra en Chubut, y tiene una producción diaria de 5,7 millones de metros cúbicos de gas y de 15.000 metros cúbicos de petróleo. 

Dado que el contrato fue negociado en el ministerio de Planificación Federal, Inversión y Servicios, a cargo de Julio De Vido, el acuerdo fue decisión política del entonces presidente Kirchner.  “El contrato puede considerarse un nuevo y perfeccionado capítulo de la historia negra del petróleo en nuestro país, tanto por el sigilo en que se negoció, la antelación a su vencimiento en que se firmó y por las cláusulas que lo integran, terriblemente lesivas para los intereses nacionales en general y de las provincias afectadas en particular”, señaló el exsenador Hipólito Solari Yrigoyen, en una pormenorizada investigación.

Y concluyó: “Con el sigilo de la negociación se logró evitar el lógico debate que debía tener en la opinión pública el otorgamiento, sin licitación, de una concesión que se puede evaluar entre 45.000 y 50.000 millones de dólares. Por la extensión del mismo, que puede llevar la explotación del yacimiento hasta su agotamiento, más que de una prórroga de la concesión corresponde hablar de una enajenación”.

Fuente http://diariohoy.net/politica/cristina-la-protectora-de-los-piratas-16356

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...