miércoles, 9 de mayo de 2012

Héroe de Malvinas capitán de fragata Pedro Edgardo Giachino Héroe de Malvinas


Un comando anfibio pasó a la eternidad como el primer héroe caído en combate por la Patria en este conflicto de Malvinas.

Agrupación Comandos Anfibios

En el año 1952, el Comando General de la Infantería de Marina asignó a la Compañía de Vigilancia y Seguridad de la Base de Submarinos (actual Base Naval Mar del Plata) la tarea de instruir un grupo de reconocimiento anfibio
En el año 1960 se sientan las bases para que el personal efectúe un curso de capacitación en Reconocimiento Anfibio y Paracaidismo Militar realizándose en la Escuela de Buceo y en el Ejército Argentino respectivamente.
Sobre la base de los efectivos de la Compañía de I.M Nº 7 se crea, en el año 1966 la Compañía de Exploración y Reconocimiento Anfibio asignándosele nuevas tareas y responsabilidades.
A las actividades de buceo, paracaidismo y reconocimiento anfibio se incorpora, en 1973, la realización en forma regular del curso Comando en el Ejército Argentino.
En 1974 la Unidad adquiere la actual denominación Agrupación de Comandos Anfibios.
En el año 1978 y 1979 participa en el despliegue de fuerzas de la Infantería de Marina en la Isla Grande de Tierra del Fuego, ejecutando misiones especiales.
El 2 de Abril de 1982, la Agrupación integró la Fuerza de Tareas Anfibia que intervino en la recuperación de las Islas Malvinas, participando en el combate de la casa del Gobernador y la toma de Moody Brook. También sus efectivos estuvieron presentes en los combates de las Islas Georgia del Sur y en la defensa de Puerto Argentino, realizando operaciones especiales en la retaguardia enemiga en San Carlos.
La Nación Argentina le otorga la condecoración "Honor al Valor en Combate" por: efectuar una operación de alto nivel de riesgo, contribuyendo decisivamente a la recuperación de las Islas Malvinas al desembarcar en la retaguardia enemiga logrando los objetivos que se le impusieron y durante la defensa, efectuar infiltraciones en su dispositivo, proveyendo valiosa información para la conducción de las operaciones. Ley 22.767/83.


Capitán de fragata Pedro Edgardo Giachino

Era el capitán de fragata Post-mortem Pedro Edgardo Giacchino. Según cuentan sus compañeros un marino que siempre había dado muestras de un valor sin igual.
El teniente de corbeta de infantería Bernardo Schweízer nos dice:

Comandos Anfibios en Malvinas
“Llegamos a la zona de operaciones embarcados en el destructor Santísima Trinidad. Nuestra misión fue lograr objetivos antes que la fuerza de desembarco hiciera su arribo a Malvinas. Nos transportamos desde el buque en lanchas neumáticas. Estaba formada, aproximadamente, por cien hombres y debíamos tratar de realizar la operación lo menos cruenta posible, por órdenes expresas del alto mando."
"Tuvimos pequeñas escaramuzas con marines que fueron rápidamente neutralizadas y en ese trayecto fuimos tomando los primeros prisioneros", concluye.
Toma la posta el teniente de fragata Gustavo Luro que dice:
“la compañía de Comandos Anfibios se separó en dos patrullas, una a cargo de su jefe y la otra del capitán Giacchino. Junto con él, nos dirigimos hacia la casa del gobernador, donde se habían agrupado los infantes ingleses. A través del teniente García Quiroga, que era el que hablaba fluido inglés, nos comunicamos con el gobernador para que se entregue y evitar así un inútil derramamiento de sangre.
“Al no obtener ninguna respuesta, se hizo un tiroteo intimidatorio y volvimos a insistir con el mensaje. Como respuesta recibimos una andanada de disparos desde la casa. Así que se resolvió atacar en los parámetros ya preestablecidos. Se forman los diversos escalones y cuando estaba amaneciendo resolvimos empezar con el operativo. El capitán Giachino estaba al mando del primer escalón, así que fue el primero que logró entrar a la casa. El tiroteo se prolongó desde la seis de mañana aproximadamente hasta las nueve. Este buzo llegó a una de las habitaciones vacías de un gran caserón deshabitado. Como no tuvo ninguna resistencia salió a un patio interior, donde fue alcanzado por una ráfaga de ametralladora junto al teniente García Quiroga, que lo seguía en segunda instancia. Fueron los dos primeros en caer".
Haciendo un alto en la lectura, pienso en el ejemplo que demuestran estos oficiales estando al frente de las acciones. El valor y el arrojo tienen un significado muy profundo que influyen directamente sobre la moral de la tropa. Continúo leyendo:
"El resto de los suboficiales retrocedieron ante la amenaza de esa ametralladora. Pero siempre existen las actitudes heroicas a las que hay que destacar. El cabo segundo Urbina, enfermero de patrulla, que no pertenecía al escalón del capitán olvidándose del fuego intenso del arma, corrió en auxilio de los jefes. Sin contemplaciones y a pesar de exhibir claramente sus insignias de sanidad, fue también herido."
“Allí quedaron sin que nosotros pudiéramos ayudarlos. Así estuvieron desde las 7.30 hasta las 9 de la mañana, que se rindieron”.- concluye su relato.
El teniente de navío médico Arturo Gálica sigue con el relato: "Llego a la casa del gobernador, avisado que allí estaban los heridos. Veo al capitán Giachino cuando lo suben a un jeep que lo llevaría al hospital. Su estado era sumamente grave, tenía dilatación pulmonar, con indudables signos de hemorragia e inconsciente. Le hicimos todo tipo de auxilio de reanimación en el vehículo y después en el hospital, incluso tuvimos la ayuda de un médico inglés. Durante más de quince minutos estuvimos luchando pero las heridas y el tiempo que estuvo sin atención médica influyeron para que el desenlace fatal fuera inevitable. Luego atendimos al teniente García Quiroga, a quien
le hicimos los primeros auxilios, y pudimos derivarlo al buque hospital con la ayuda de un helicóptero. Mientras venían otros médicos con los cuales pudimos operar al cabo Urbina. Tenía una herida importante en el abdomen con las vísceras afuera y sangrando. Gracias a Dios, hoy ambos se están recuperando. Estas fueron las tres víctimas importantes que tuvimos".



La Madre del Capitán Giachino recuerda a su hijo.

Maria Rearte de Giachino madre del cap. Giachino
Delicia de Giachino habló sobre su hijo, el capitán de fragata, Pedro Edgardo Giachino, primer caído en la Guerra de Malvinas y sobre la gesta de Malvinas "Es un orgullo y un honor que un hijo nuestro haya sido capaz de semejante acción".
El capitán de fragata Giachino comandó al grupo de hombres que logró la rendición de las fuerzas inglesas que ocupaban Malvinas.
Su madre destacó el valor de su hijo, su amor infinito a la Patria y la falta de reconocimiento que tuvieron los héroes de Malvinas.
Señaló que la operación de recuperación de Malvinas era algo "secreto" que ni ella ni la esposa de Giachino tenían conocimiento.
"El se embarcó el 28 de marzo, pero no sabíamos dónde iba", dijo Delicia de Giachino. Y agregó: "Después el 31 cuando ya se escuchaban rumores que iban a tomar Malvinas, tampoco sabíamos que él estaba allí".
"Pasamos esa noche (del 1 al 2 de abril) con la radio y decían que se iban acercando a Malvinas. Después de las 6 de la mañana escuchamos que había caído muerto un alto oficial, pero no sabíamos que era él", dijo Delicia de Giachino.
A pesar de la muerte de su hijo, de 35 años, la mamá del capitán Giachino recuerda el 2 de abril como un día "glorioso para los argentinos".
Delicia de Giachino advirtió que, a 30 años de la gesta de Malvinas, los argentinos "no supieron recononer la acción de los que pelearon".
Advirtió, asimismo, que estos últimos meses, "se está denigrando" la memoria de los héroes de Malvinas y agradeció a las voces que se levantan en contra de esas acusaciones.
"A partir del 2 de abril fue un antes y un después para nosotros. Mucho más para su esposa y sus hijitas", dijo Delicia de Giachino.
Al momento de la muerte de Giachino, sus hijas tenían 9 y 8 años.
"Para nosotros es un orgullo y un honor que un hijo nuestro haya sido capaz de semejante acción y saber que murió por la Patria, que era su vida y su desvelo", dijo la señora de Giachino.
"Reconozco no sólo en él sino en todos los que pelearon en Malvinas, un destino de grandeza que todavía está oculto para los argentinos".
"El era comando anfibio, para él no hubo mejor destino que el que tuvo", dijo Delicia de Giachino.
"No sé por qué se hablan las cosas tremendas que se están diciendo.
Este es el único país que habla mal de sus muertos", dijo Delicia de Giachino.
La mamá del capitán Giachino se cuestionó porqué después de 30 años, "sacan a relucir cosa que no sé si existieron".




El anuncio homenaje sobre Malvinas para las Olimpiadas

Respecto al anuncio del pasado 2 de mayo, que se emitido desde la Presidencia de la Nación a través de TV, alusivo a las próximas Olimpíadas a realizarse en Inglaterra en este año 2012 y filmado en Malvinas. En él se ve a un joven atleta argentino entrenándose para tal evento en su patria, las islas Malvinas, usurpadas por el Reino Unido en 1833, recuperadas en 1982 durante 74 valerosos días y vueltas a usurpar al cabo de ellos por el mismo enemigo, con mayor poderío pero el mismo atropello.
El atleta recorre corriendo aquella misteriosa y bella tierra nuestra, cae agotado sobre ella, la aprisiona entre sus dedos y la besa como supremo homenaje a la sangre de sus hermanos que la empapa. Cerrando con una frase incisiva, valiente, audaz, que conmueve y remueve las conciencias: “Para participar en suelo inglés, me entreno en suelo argentino”.
Delicia Giachino opinó : ¨Argentinos despistados de todos los estratos sociales, políticos, intelectuales, periodísticos, consideran esa publicidad, un “agravio” innecesariamente provocador al enemigo, en una increíble postura pacifista y cómoda que sólo logra agravar el desprecio con que éste trata la cuestión Malvinas¨.



¨Seguramente estos defensores de la hidalguía inglesa no consideran que hace 30 años, en un 2 de Mayo, un grito proferido por la prepotencia (“Hundan”), sepultó en el mar a 323 argentinos y en el fantasma de lo vivido a cientos de hombres y mujeres, en el más feroz “agravio” a la vida y la dignidad de las personas. No son los isleños los agraviados; somos nosotros, los que hemos sufrido el dolor y el honor de una guerra justa, por la inexplicable incomprensión y frivolidad de los propios compatriotas¨.
Excelente el spot publicitario. En un gesto y una frase reivindicados a 30 años de sumisa complacencia al usurpador.

El enemigo reconoce el heroísmo del soldado argentino

"Inglaterra reconoce el valor de los soldados argentinos mucho más que los propios argentinos", dijo la señora de Giachino.
"El informe Rattenbach no puede tapar la gloria de un hombre que herido, con una granada en la mano, consiguió la rendición de la gran potencia del mundo, Inglaterra. Que eso no lo olviden las generaciones venideras", dijo la madre del primer caído en Malvinas.
El capitán Pedro Edgardo Giachino fue condecorado post mortem con la Cruz al Heroico Valor en Combate.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...