lunes, 4 de febrero de 2013

Timerman va Londres usando el ineficáz concepto de la bilateralidad de Menem y Cavallo



Timerman va Londres usando el ineficáz concepto de la bilateralidad de Menem y Cavallo

Timerman llegó a Londres y reiteró su intención de reunirse con su par William Hague, aunque volvió a rechazar que miembros del gobierno de Malvinas participen en esa cita.

La infame bilateralidad 

El Canciller Timerman explicó: "hicimos todas las gestiones, siempre con el concepto de la bilateralidad."

El método de llegar a un encuentro con los británicos mediante la bilateralidad que se ajustan únicamente por los Acuerdos de Madrid de 1990 firmados por Menem y Cavallo con Gran Bretaña demostraron ser inertes.

 Las negociaciones con el Reino Unido por la soberanía de Malvinas y del Atlántico Sur, desde los años 60 en adelante, se realizaron bajo el seno de las Naciones Unidas, mediante las resoluciones de la Asamblea General. Ello colocó en una situación muy problemática a los ingleses, que se encontraban cada vez más asfixiados por la presión de la comunidad internacional. Ni siquiera el conflicto bélico cambió el método de la negociación. Por ello, desde la primera resolución favorable en los 60, los ingleses se veían obligados a sentarse a negociar. La última palabra, era de la comunidad internacional, la decisión británica no cerraba ni ponía fin al reclamo.

Pero en las negociaciones de los años 1986 en adelante, hasta culminar con los Acuerdos de Madrid de 1990, Argentina acordó modificar la forma de las negociaciones, que a partir de ese momento, serían bilaterales. Toda negociación por Malvinas, sería solamente entre Inglaterra y Argentina, nadie más. Por ello, si Argentina solicita una reunión con Gran Bretaña para hablar de la soberanía, ésta no está obligada por estar vigente los acuerdos de 1990. Y el broche de oro, fue la "flamante" idea del Canciller Dante Caputo durante la época de Alfonsín, donde estableció el concepto de "paraguas". Argentina bilateralizaba el conflicto y además, permitía toda negociación con los ingleses en el Atlántico Sur, pero sin mencionar la soberanía, sin que ello significara el reconocimiento de ella, a Inglaterra. Así se denominó "el paraguas de soberanía". Ahora, la decisión británica es la que cierra cualquier reclamo soberano, y la ONU tan solo sirve para acercar a las partes, ya no como última palabra.

Este Acuerdo, con plena vigencia, expresa la obligación de brindar información sobre los movimientos de cuatro o más aviones en la zona de soberanía en disputa con 25 días de anticipación. Tal aviso no ha ocurrido en relación a la noticia que ha sido difundida el día de ayer por el periódico británico, de hecho la primera fuente de información es el periódico “The Sun”. En la agencia de noticias TELAM, el día de la fecha (ver archivo adjunto Nº 2), se argumenta que Cancillería ha tomado conocimiento de la situación y menciona: “Fuentes oficiales de la Cancillería argentina se refirieron al envío de aviones de la Fuerza Aérea británica a las Islas Malvinas, lamentaron “el nuevo despliegue británico”, y agregaron que esta decisión “resulta contraria a la Resolución 31/49 de la Asamblea General de la ONU que insta a las dos partes en la disputa de soberanía en la “Cuestión de las Islas Malvinas” a abstenerse de adoptar modificaciones unilaterales en la situación”.

 Esta actuación del Reino Unido, al margen de ser una grave provocación a la Soberanía del Pueblo Argentino y de merecer un reclamo formal de parte de nuestro país frente a los Organismos Internacionales pertinentes, es un grave incumplimiento del Acuerdo firmado con nuestro país el 15 de Febrero de 1990.

Sería conveniente denunciar y derogar el “Tratado” de Madrid por incumplimiento de las disposiciones firmadas por el Reino Unido.

Incluso si consideráramos que el “Tratado” de Madrid es realmente un Tratado en todas sus dimensiones, la derogación es plenamente aplicable porque así lo dispone la CONVENCIÓN DE VIENA de 1969 en su artículo 60 inciso 1º (ratificada por Argentina). A continuación se transcribe ese punto:

Convención de Viena de de 23 de mayo de 1969 sobre Derecho de los Tratados.

Terminación de un tratado o suspensión de su aplicación como consecuencia de su violación.

Una violación grave de un tratado bilateral por una de las partes facultará a la otra para alegar la violación como causa para dar por terminado el tratado o para suspender su aplicación total o parcialmente.
Argentina posee los argumentos suficientes para denunciar y derogar el Acuerdo-Tratado de Madrid por grave incumplimiento del mismo por parte del Reino Unido. Pudiendo, declararlo de Inconstitucional al ser un Acuerdo con carácter de Tratado Internacional y no haber sido aprobado por el mismo Congreso Nacional. Tal atribución esta presente en el artículo 75, inciso 22 de nuestra Constitución. O en su defecto, de aplicar las disposiciones de la Convención de Viena. Por las razones antes expuestas, les sugerimos a Ustedes denunciarlo y derogarlo. Mientras el Tratado de Madrid siga vigente, no habrá negociación seria por Malvinas. La bilateralidad es usada por los británicos para imponer a los kelpers como tercera parte en el conflicto y no oir ninguna llamado de las Naciones Unidas.

La agenda de Timerman en Londres 

Mientras tanto Timerman tiene pensado comenzar mañana con su agenda de actividades, que incluye el encuentro del Grupo parlamentario multipartidario Argentina-Reino Unido que se realizará entre el martes 5 y el jueves 7 de febrero en el Parlamento británico. También está previsto realizar una presentación histórica y una disertación sobre los derechos argentinos y la no aplicabilidad del principio de Auto-Determinación. A su vez, expondrán los peticionarios argentinos ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, señores Alejandro Betts (malvinense ex combatiente de Malvinas) y Marcelo Vernet (tataranieto de Luis Vernet primer gobernador por Argentina en las islas Malvinas).

El miércoles se realizará la reunión con los 18 Grupos Europeos Pro Diálogo sobre la Cuestión Malvinas. Será en la Residencia Oficial de la embajadora Alicia Castro. Participarán políticos, académicos, escritores y periodistas de: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, Reino Unido, Rumania y Suecia. Por otra parte, Timerman asistirá a la sede de la Organización Marítima Internacional (OMI), donde será recibido por el General del organismo, Koji Sekimizu.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...