jueves, 21 de enero de 2016

Macri y Cameron se reunieron en Davos, pero el británico se niega a resolver la cuestión de Malvinas


Reunión del presidente Macri y el primer ministro británico en Davos 

Macri y Cameron se reunieron en Davos, pero el británico se niega respetar las resoluciones de Naciones Unidas por la cuestión Malvinas

El mandatario argentino y Cameron conversaron durante media hora en el hotel Belvedere de la ciudad suiza de Davos sobre "reforma económica, comercio e inversión y las Islas Malvinas", indicó por su parte un comunicado del Gobierno británico.

Macri definió su charla con Cameron como "muy buena".

Ambos mandatarios acordaron que una delegación de empresarios británicos visite Argentina durante la segunda mitad del año "para analizar diversos temas de infraestructura", añadió Buenos Aires en su comunicado.
Downing Street también expresó que "existe la posibilidad de abrir un nuevo capítulo" entre ambos países.
El primer ministro británico también invitó a Macri a que visite Londres para participar en un seminario sobre la transparencia en la gestión administrativa y la lucha contra la corrupción.

Malvinas

Respecto a Malvinas, Londres aclaró, que no cambiará su posición sobre la disputa por la soberanía, usurpadas por Gran Bretaña desde el siglo XIX y reclamadas por Argentina.

"El primer ministro dejó claro que nuestra posición sigue siendo la misma y que en el reciente referéndum quedó absolutamente claro que los habitantes de las islas quieren seguir siendo británicos", subrayó el Gobierno de Reino Unido.

El referendo no tiene validez ante la ONU.

El referendo kelper en nada alteró la esencia de la cuestión Malvinas; su resultado no puso fin a la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes“.

Naciones Unidas no reconoce el referendum porque no acepta este tipo de prácticas que se contradicen con lo establecido en el Comité de Descolonización de dicho organismo internacional, de no innovar sobre el suelo en disputa, además de intentar desvituar el concepto de autodeterminación de los pueblos ya que, en Malvinas, no existe un pueblo sino una población colonial. Dicha población de isleños o kelpers no constituyen una tercera parte en el conflicto por Malvinas, por el contrario, son parte indivisible del accionar colonialista británico, cultural, étnica e idiomáticamente.Son un contingente implantado sobre Malvinas, luego de un acto de usurpación británica. Quedando demostrando que dicha población colonial de kelpers son parte del colonialismo británico que no pueden decidir soberanía del territorio en disputa, al no ser sujetos sino objeto de derechos por ser población colonial implantada por una potencia colonizadora.

Desde el punto de vista del derecho internacional, ser objeto de derecho significa que existe un deber de respetar ciertos derechos como ser : el derecho a la propiedad privada, cultura, idioma etc. de un población colonial, sobre el suelo en disputa, pero dicha población no puede determinar soberanía. Argentina se comprometió a respetar dichos derechos hacia los kelpers, en Naciones Unidas. Por lo tanto las acusaciones británicas sobre que el gobierno argentino no se aceptan a los kelpers, en las islas, o que se los quiere obligar a cambiar ciudadanía, idioma etc no son ciertas.Además, Argentina jamás reclamó por los kelpers sino por el suelo. Los kelpers pueden optar por irse, quedarse o tener doble ciudadanía. En Buenos Aires existe una mayor cantidad de británicos que en nuestras Islas Malvinas,  demuestrando que el ¨acoso¨ o el ¨bullying¨, hacia los kelpers, que intentó instalar la propaganda británica, es una falacia total.

La ONU, a través del Comité de los 24, ha establecido en innumerables ocasiones que el derecho de autodeterminación no es viable cuando la población no es nativa del lugar donde se proclama dicho derecho y en contraste ha reconocido el derecho argentino a la integridad territorial.

La autodeterminación de los habitantes de Malvinas es inadmisible porque supondría convalidar la usurpación y el origen colonial de esa población implantada contra el secular y reiterado rechazo argentino. Este derecho lo poseen aquellos pueblos que no han sido trasplantados mediante la fuerza.
Esta estrategia viciada y nula de fundamentos, ya que la Argentina tenía población nativa habitando las Islas Malvinas hasta 1833, cuando mediante una invasión, Gran Bretaña trasplanta población del mismo origen y desplaza a los habitantes argentinos.

La negativa a comenzar las negociaciones para resolver el conflicto de soberanía por parte del gobierno británico al no respetar las resoluciones de Naciones Unidas, no resolverá el conflicto.
La República Argentina tiene el apoyo contundente de la comunidad internacional en Naciones Unidas que deja al Reino Unido solo en su  desvarío de no solucionar el conflicto sobre Malvinas, Georgias del Sur, Sandwichs del Sur y espacio marítimos circundantes.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...