viernes, 14 de octubre de 2016

Malvinas : nueva provocación británica por maniobras militares y lanzamiento de misiles


El Servicio de Hidrografía Naval informa sobre otro ejercicio militar llevado a cabo por las fuerzas de ocupación británica en Malvinas.

Nuevo acto de prepotencia británica en las Islas Malvinas. Bajo la modalidad de ejercicios militares de rutina, el gobierno británico sigue realizando  actos de provocación en el Atlántico Sur, en lugar de optar por el entendimiento diplomático, con los gobiernos argentinos, elige hacer ejercicios militares violando lo establecido por el Comité de Descolonización que establece no innovar sobre el suelo bajo disputa de soberanía, que el Reino Unido invade y usurpa arbitraria y unilateralmente desde 1833.

Estos ejecicios militares, en Malvinas, fueron informados por los británicos al Servicio de Hidrografía Naval dependiente del Ministerio de Defensa, que lo emite como un alerta a buques y aeronaves para que no pasen cerca de la zona debido al lanzamiento de misiles en el espacio aéreo y sobre aguas en torno a Malvinas que jamás estuvieron bajo disputa de soberanía y que el Reino Unido tomó, una vez más, como propias desde 1986. Estos ejercicios se realizaran desde el 19 al 28 de octubre del 2016.


Esto actos británicos violan normas y tratados internacionales y aleja cualquier tipo de entendimiento entre la Argentina y el Reino Unido, para llegar a una solución a la disputa de soberanía.

El Atlántico Sur fue declarado Zona de Paz por Naciones Unidas

En 2015 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobaron la resolucióna en la que los Estados miembros subrayaron la importancia de la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur para la región.

En aquella ocasión el diplomático Gonzalo S. Mazzeo expresó que “De singular importancia es el estatus conferido a la Zona como una zona no solo de paz y cooperación, sino como una zona libre de armas nucleares, un esfuerzo que se inscribe en el ideario de paz y seguridad que dio nacimiento a las propias Naciones Unidas”.

En ese sentido, dijo que Argentina “considera adecuado que, aun aquellos países que no integran la Zona, guarden un comportamiento responsable y respetuoso de los propósitos de paz y seguridad y de los compromisos asumidos en materia de exención de armas de destrucción masiva, que la Zona se ha impuesto”.

En el pasado, las autoridades argentinas han criticado en varias ocasiones al Reino Unido por el envío de submarinos nucleares a las islas Malvinas, bajo disputa de soberanía.

La Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur se creó en 1986 y de ella forman parte Argentina, Uruguay y Brasil, junto a los países africanos bañados por ese océano.

En la resolución aprobada, la Asamblea General subrayó el rol de la Zona como un foro adecuado para impulsar una mayor cooperación entre sus miembros y respaldó los resultados de la reunión ministerial celebrada por esos países en Montevideo en 2013.

Provocación británica

Argentina es un país inerme, sin política de defensa, e invadida por una potencia extranjera en su territorio. Un país que optó por abandonar cualquier reacción militar ante el atropello colonial británico que aprovecha esta situación y redobla la apuesta, trayendo su armamento bajo la mentira de proteger a los kelpers, cuando el cometido de la base militar en Islas Malvinas, es imponerse por la fuerza, no resolver el conflicto de soberanía con la Argentina, y esperar que caiga el tratado antártico para proyectar sus ambiciones sobre la Antártida. Argentina no reacciona y continúa inerme ante este atropello colonial. El gobierno británico sabe que Argentina no tiene armamento, y que no puede reaccionar ante cualquier maniobra militar que se le ocurra realizar al gobierno británico. Estos ejercicios siempre deben ser protestados por la Cancillería argentina, porque bajo ningún pretexto son justificables, habiendo una disputa de soberanía sobre Malvinas y que el Reino Unido impunemente opta por soslayar. El Reino Unido sabe que no hay capacidad de oponerse a cualquiera de sus arbitrariedades en Malvinas, ya que de haberla se cuidaría de irritar y aumentar asperezas en la región y no realizaría estos actos exhibicionista de poder militar en el Atlántico Sur.

Estos actos de provocación británica, no deben ser desestimados sino condenados con contundencia y ser usados contra todos los falsos argumentos y justificativos que usa el Reino Unido para no solucionar el conflicto de soberanía.


La canciller Malcorra, afirmó que a la Argentina la une muchas más cosas que lo que la separa del Reino Unido, como si  la cuestión Malvinas se tratase de un tema menor y no central ante la infame ocupación que no puede ser justificada por los británicos, ni dejada de lado bajo ningún concepto por el Gobierno argentino.

Si Argentina no defiende lo que le pertenece nadie lo hará por nosotros.

Cancillería argentina realiza protesta por el accionar británico

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...