domingo, 16 de julio de 2017

Malvinas y Gibraltar las dos caras de la misma moneda del colonialismo británico


Malvinas y Gibraltar un mismo argumento británico para evitar resolver ambos conflictos de soberanía con Argentina y España

Esta semana el rey de España Felipe VI visitó Gran Bretaña e hizo referencia al reclamo español de Gibraltar recibiendo la  misma respuesta que imparten a la diplomacia argentina, para no hablar del conflicto por Malvinas. 

Un portavoz del Ejecutivo británico alabó los lazos de amistad entre ambos países, pero señaló que persisten las discrepancias en la cuestión de la Roca. «Aunque en el asunto de Gibraltar no coincidimos, nuestra posición es clara: la soberanía de Gibraltar no está abierta a negociación», afirmó.«El pueblo de Gibraltar ha expresado repetida y abrumadoramente su deseo de permanecer bajo soberanía británica y lo respetaremos» aclaró.

Ante la visita del rey español Felipe VI a Westminster  y de hacer referencia a Gibraltar. El Gobierno británico se apresuró a decir que la soberanía del Peñón «no es negociable».

La primer ministra británica Theresa May, más cuestionada que nunca por sus propias filas tras haber perdido la mayoría absoluta en las generales del mes pasado. Como declaración de intenciones, de hecho, no pasó desapercibido que la bandera del Peñón ondease en la plaza del Parlamento mientras Felipe VI llevó a cabo una esperada intervención, donde expresó su confianza en que «el diálogo necesario y el esfuerzo» de los dos gobiernos, británico y español, permitirán avanzar hacia «soluciones aceptables para todos». La alusión a «los dos Gobiernos», excluyendo al Ejecutivo del Peñón, molestó al Gobierno gibraltareño, cuyo ministro principal, Fabián Picardo, consideró esta posición «antidemocrática». «No hay solo dos Gobiernos relevantes, sino tres», dijo Picardo, que subrayó que el del Peñón «es el más importante», porque refleja los deseos del pueblo gibraltareño. «El hecho es que España perdió Gibraltar hace trescientos años y que Gibraltar ha sido británico desde entonces», afirmó. «Madrid debe aceptar estos hechos históricos y pasar a otra cosa». Picardo aseguró que el pueblo gibraltareño quiere mantener una relación de amistad «normal» con España, pero no desea formar parte de este país o estar «de ninguna manera» bajo su soberanía.

Falsos argumentos británicos para no resolver los conflictos de soberanía

Las falsas excusas británicas para no resolver el conflicto de soberanía con España,  por Gibraltar, son las utilizadas con Argentina por Malvinas; repitiéndose el mismo monologo británico que ¨los isleños ( kelpers) decidieron seguir siendo británicos¨ a través de un irrelevante referendo, realizado por su población colonial, con lo que intentan disfrazar los conflictos de soberanía y de colonialismo, con falsos derechos de autodeterminación de los pueblos de las poblaciones coloniales establecidas en los territorios que usurpan.

Durante la década del 60´ el gobierno británico realiza un referendo en Gibraltar para intentar fingir ser juez y parte de un conflicto que generaron y del que son responsables. La propaganda colonialista británica realizó la misma farsa del referendo en Islas Malvinas, durante el 2013. Referendos irrelevantes, no resuelven los conflictos de soberanía, carencen validéz y no son reconocidos por la mayoría de los paises ni por Naciones Unidas. Siendo que, además, el conflicto por la soberanía de las Islas Malvinas, no radica en la decisión de una colonia, parte del accionar colonial británico sobre el territorio que usurpan, sino en una negociación bilateral para resolver el conflicto de soberanía que radica en el suelo y espacios marítimos en disputa. Naciones Unidas lo deja claro en su resolución 2065 XX del Comité de Descolonización donde reconoce la existencia de un conflicto biltateral, estableciendo que debe ser resuelto entre Argentina y el Reino Unido, y donde los kelpers no deciden soberanía, al ser parte del accionar colonialista británico,  y estar representados por la parcialidad británica.

Por otro lado, que el Reino Unido, con más de diez denuncias por colonialismo, invoque el de derecho de autodeterminación de los pueblos, para sus poblaciones coloniales, en el Comité de Descolonización, contradice el mismo espíritu de dicho Comité, que estaría promoviendo el colonialismo y desvirtuando el derecho de autodeterminación.

Mientras el colonialismo británico dice defender la ¨voluntad¨ de los habitantes de los ¨territorios de ultramar¨ - que ocupan ilegalmente-, e  intenta presentarse como los ¨garantes¨ ¨respetuosos¨ de la decisión de los ocupantes ilegales de los enclaves coloniales que usurpan, y no los acusados de cometer actos de atropellos sobre Malvinas y Gibraltar. El Reino Unido no respeta el derecho de autodeterminación de los nativos de Chagos, quienes fueron expulsados por la fuerza de la isla de Diego García, por los británicos, para alquilarla a EE.UU. que estableció una base aérea desde donde bombardean todo Medio Oriente.

Con falsos argumentos y flojo de papeles, el gobierno británico intenta desviar la atención sobre los varios conflictos de soberanía, que tiene, para disfrazarse de ¨protector¨ e intentar ocultar los infames atropellos que cometen contra Argentina y España.

Con la visita del rey de España, además de la negociación del Brexit, el Gobierno de Londres aspira a conseguir un acuerdo «que funcione para el Reino Unido y para la UE y sus restantes miembros, incluida España, y que funcione también para Gibraltar» declaró un funcionario británico. Es decir quieren salir de Europa pero conservar el mismo beneficios para los enclaves coloniales que usurpa.

Así como lo están intentando en Europa con Gibraltar, los británicos necesitan comenzar a buscar acuerdos comerciales con los países de América del Sur – incluído Argentina – a nivel Mercosur, para compensar los posibles inconvenientes que les traería, el Brexit, en el sostenimiento económico del enclave, impuesto en las Islas Malvinas. Sin dudas, el gobierno británico pretende encarar el tema Malvinas como lo hace con España con  Gibraltar, aunque en una ubicación geográfica menos favorable.

Argentina debe crear una nueva estrategia propia y no repetir lo de España, que además tiene en su contra la ubicación del Peñón, que está sobre el mar Mediterráneo, y hace que la colonia pueda entablar más fácilmente conexión con el resto de Europa. En Malvinas, los kelpers quieren ser los gibraltaleños del Atlántico Sur, para eso requieren aumentar la conexión aérea y marítima con los países que limitan con el continente argentino, mientras se rehusan a reconocer la existencia de algún conflicto de soberanía, en un claro alineamiento con la política colonialista impartida desde Londres. La diminuta oligarquía británica millonaria con el saqueo pesquero, pretende seguir conservando los privilegios gananciales millonarios que tienen con Europa - post Brexit - y seguir especulando con el pretendido hallazgo y explotación de hidrocarburos en aguas en torno a Malvinas. Para tal motivo, el vice canciller británico Duncan, en su encuentro con la ex canciller Malcorra, estaba apresurado por firmar acuerdos de intendimiento y cooperación con el Gobierno argentino, y luego Malcorra invocaban - su interpretación - del teorema de Pareto. Aún el jefe de gabinete Marcos Peña, habla de privilegiar los negocios y de tener un mayor vínculo con el Reino Unido sin priorizar la necesidad de hablar de la soberanía por las Islas Malvinas, como lo hizo dias previos al encuentro fallido entre el presidente Macri con la primer ministra británica Theresa May, durante la cumbre del G-20 de Hamburgo en Alemania. Ningún acuerdo - por la explotación petrolera conjuntan en aguas, en torno a Malvinas, del Mar Argentino - usurpadas por los británicos – tendrá el apoyo para ser aprobado por el Poder Legislativo de la Nación como lo pretende el Gob. británico y en su defecto el argentino.

De la ineficiente política exterior del gobierno de Fernández de Kirchner a la actuación de Malcorra que firmó ¨acuerdos de entendimiento¨ a cambio de nada. Dicha política pendular, demuestra la ausencia de un grupo, de expertos argentinos, que desarrollen un plan serio que trascienda los gobiernos para actuar con coherencia y contundencia contra la actitud impune del Reino Unido.

Al gobierno británico le interesa comenzar a vincularse, a nivel Mercosur, con la región. Y a través de los negocios ir relegando, a segundo plano, el reclamo argentino por Malvinas. Asi se irá perdiendo el apoyo regional a la Argentina por Malvinas y prevaleciendo el statu quo, como pretende el gobierno británico, quién no respeta ninguna de las recoluciones emitadas por Naciones Unidas, sobre el conflicto, y continúan usurpando Islas Malvinas, Georgias del Sur (San Pedro), Sandwichs del Sur y espacios marítimos circundantes.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...