lunes, 10 de febrero de 2014

Malvinas y la estrategia británica para debilitar el apoyo al reclamo argentino

La estrategia británica para debilitar el apoyo al reclamo argentino por Malvinas.

El engaño británico consiste en desestimar el reclamo argentino y seducir a los países de la región, con promesas de negocios a partir del saqueo de los recursos petrolíferos y pesqueros que realizan ilegalmente en Malvinas.

Días pasados el ministro británico de Estado para América Latina, Hugo Swire, advirtió que la política argentina en la disputa de soberanía "está condenada al fracaso".

Swire, visitará el archipiélago la próxima semana, además agregó que "si el gobierno argentino cree que una retórica hostil y amenazas a los medios de subsistencia del pueblo de las islas van a forzar al Reino Unido a negociar la soberanía de las Falkland (Malvinas) por encima de las personas que las habitan, está profundamente equivocado".


"El gobierno británico cumplirá con la responsabilidad que le impone la Carta de la ONU de respetar el derecho de ustedes (por los kelpers) a la libre determinación. Argentina puede seguir optando por desoír la opinión de los isleños, pero es una política destinada al fracaso", dijo. Lo que Swire no dice es que debe comenzar la descolonización según Res 2065 de la ONU. Que la autodeterminación no es aplicable a costa de la integridad territorial de un país Res 1514 de la ONU. Que Malvinas es un caso especial de descolonización ,Res 20 de la ONU, al tratarse de un territorio ocupado por una colonia y no por un pueblo colonizado, mientras que los verdaderos dueños de las islas fueron expulsados en 1833.

El gobierno británico presenta a su colonia de kelpers como ¨dueños con derechos sobre las islas. Además de hablar de derechos de autodeterminación, la misma que niegan a los nativos y desplazados de la isla de Chagos. Y todo expresado unilateralmente, por fuera de lo que establece las Naciones Unidas.

El Reino Unido intenta presentar al conflicto por las Islas Malvinas, como si se tratase de un hecho consumado. Mientras que Naciones Unidos establece que cualquiera de las partes litigantes, Argentina o el Reino Unido, debe abstenerse de realizar, modificaciones o cualquier acto sobre el territorio en disputa, hasta tanto no sea resuelto.

En su mensaje a los kelpers, Swire había insistido también en que el gobierno británico quiere "sentarse con el gobierno argentino para hablar de una serie de temas concretos relativos al Atlántico Sur", entre los que mencionó "recursos naturales", pero sostuvo que "estas reuniones no van a excluir al gobierno kelper". 

Habría que preguntarle al Reino Unido ¿en concepto de qué, Argentina debería tratar con su imperio, cuestiones y desiciones sobre el Atlántico Sur? Si no tienen ningún derecho reconocido y menos con Argentina para hacerlo.

Con la tipica infame y absurda actitud de siempre, el pirata colonialista británico desoye el derecho internacional y presenta a su colonia de kelpers como las victimas pacibles de derechos soberanos !! ( la colonia que impusieron por el método de la usurpación. Ahora la presentan como la cuestión central del conflicto !). El diferendo por las Islas Malvinas trata sobre el territorio en disputa y no sobre los kelpers, ni sobre los deseos de la colonia que el invasor impuso tras un acto de usurpación.

Los kelpers no son otra cosa que la prueba de la usurpación sobre un territorio robado a la Argentina.

En síntesis. La tramposa estrategia británica, consiste en :

1- Desviar la cuestión de la soberanía ya no solo ante Argentina y Naciones Unidas sino ante los países de la región.

2- Presentar a Malvinas como un hecho consumado que deben visitar todos los paises de la región, para comprobar que la colonia de kelpers tienen derechos.
En otras palabras, mostrar a los kelpers como ¨dueños¨ de las islas. (Atribuyéndose así, el propio Reino Unido, a través de su colonia, derechos que no tiene y que intentan imponer por fuera de lo establecido en Naciones Unidas )


3 - Seducir a los países de la región con negocios a partir del saqueo del mar y los recursos petrolíferos. Para debilitar y aislar el reclamo argentino con la intención de buscar el apoyo y el reconocimiento, que NO TIENE, en la región y así ganar votos en Naciones Unidas, para intentar que las islas sean reconocidas bajo soberanía británica.

El pacto con el invasor


Pactar con el Reino Unido es abrirle la puerta a un país invasor, embustero y colonialista. Cada país debe desidir de qué lado está y a quién apoya:

a) Si están del lado de Argentina por un reclamo justo en contra del acto ilegal de usurpación del Reino Unido contra la Nación Argentina


b) Si están del lado del invasor colonialista británico que viene, desde 14.000 km, a imponer sus condiciones sobre el Atlántico Sur y a recibir el apoyo de sus serviles cipayos colaboracionistas para la usurpación que comete sobre territorio argentino.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...