lunes, 27 de julio de 2015

Mendocino contra la pesca ilegal en el mar Argentino

Mendocino contra la pesca ilegal en el mar Argentino

Barcos japoneses operaban en Malvinas con autorización británica, transgrediendo las leyes de soberanía de nuestro país.

Un mendocino, Juan Benegas (49), es una de las personas que denunció a una empresa japonesa que pescaba en el mar Argentino, dentro de las 200 millas de soberanía nacional y con permiso inglés, transgrediendo leyes de soberanía de nuestro país.

Los hechos se produjeron mientras Benegas, conocido en el ambiente del montañismo por diversas hazañas , se desempeñaba como gerente de operaciones de la firma Pesantar, perteneciente al grupo japonés Nissui, con sede Tokio.

Él fue quien en diciembre pasado denunció a ese grupo trasnacional de mantener relaciones con el gobierno kelper de ocupación en las Islas Malvinas, burlando la soberanía nacional y operar en aguas aledañas al terreno insular reclamado por nuestro país.

El caso se destapó cuando el ex empleado recibió en las oficinas que la compañía tenía en Buenos Aires, un e-mail de un ejecutivo nipón que le informaba a la matriz de Tokio, en inglés y japonés sobre las operaciones de la naviera extranjera, en noviembre de 2014,  con el siguiente texto:

"Buenos días. No le digan nada de lo escrito más abajo a los colegas de Argentina. Después de zarpar de Punta Arenas el 3 de noviembre, se navegó por la línea de las 200 millas argentinas, llegamos a Puerto Stanley de Falklands el día 7. Después de recibir la licencia, iniciamos la pesca…"

Esta situación podría haber sido silenciada por Benegas, quien sin embargo la comunicó a funcionarios nacionales de la Cancillería y de otros ámbitos. Su osadía le costó el cargo, tras 26 años de servicio.

Benegas contó que la firma japonesa (que luego de ser denunciada pasó a manos de nuevos dueños, Newsan) había sido autorizada a pescar en territorio nacional, pero al mantener contacto con el gobierno de ocupación de las Islas Malvinas, “se estaba burlando de nuestro país y por ende, de todos los argentinos. La maniobra quedó al descubierto por el correo electrónico que por error cayó a la bandeja de entrada de mi computadora. Estaban copiados a más de 30 destinatarios japoneses y brokers europeos”, dijo el denunciante.

Al respecto hay que agregar que se abrió un expediente y por estos días Newsan, la nueva propietaria del barco, debe hacer su descargo. Una vez que eso ocurra, las actuaciones serán derivadas al área de Legales de la Subsecretaría de Pesca de la Nación para que dictamine la autoridad de aplicación que hará efectiva la sanción, que implica la caducidad inmediata del permiso de pesca del navío Echizen Marú y la aplicación de una fuerte multa.

Lo que decía el mail era que a través de la empresa chilena Emdepes -también propiedad del Grupo Nissui-, una de sus naves (Union Sur) había arribado a Puerto Stanley de las Falklands y tras recibir la licencia de pesca del gobierno británico, su tripulación comenzó a pescar en Malvinas.

El 22 de diciembre Benegas realizó la denuncia ante la Cancillería y la Subsecretaría de Pesca, y posteriormente fue citado por el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus.  A pesar de los numerosos intentos, resultó imposible comunicarse con Filmus.

El 1 de enero de este año también notificó al embajador de Japón en Buenos Aires. No conforme con esas acciones, el mendocino se dirigió por escrito a los directivos de Nissui en Tokio (el grupo que anteriormente era titular de su antigua patronal, Pesantar) informándoles sobre las acciones tomadas y les preguntó: "¿Qué japonés de Nissui traicionaría la soberanía de Japón?" Pocas jornadas después fue despedido.

La Subsecretaría de Pesca y la Cancillería, a través de su Secretaría de Malvinas, realizó las solicitudes pertinentes a los gobiernos de Japón y de Chile por estar ambos involucrados con sociedades radicadas en sus países y se pudo disponer de la información necesaria para comprobar la denuncia realizada por Benegas.

Además, las acciones tomadas por el ex gerente posibilitaron conocerla composición societaria de las empresas japonesas que tienen subsidiarias en la Argentina. En Chile facilitaron los datos respecto de la relación entre Emdepes y el grupo Nissui.


La Armada Argentina aportó datos respecto del derrotero del barco Unión Sur, de la misma firma japonesa Nissui, radicada en Chile, que capturó piezas con licencias del gobierno inglés de las islas.

Benegas añadió: “Según la legislación vigente, las empresas argentinas no pueden tener relación directa ni indirecta si poseen un permiso de pesca nacional, con empresas que pesquen en aguas argentinas con licencia británica. Pesantar era una empresa de Nissui al momento de la denuncia y por tal motivo se encontraba en juego el permiso de su barco Echizen Marú, el que debería ser dado de baja inmediatamente, una vez comprobada la denuncia. Pesantar fue vendida el 9 de enero, cuando la denuncia ya había tomado estado público. La nueva propietaria de Pesantar y el barco Echizen Maru es la empresa Newsan, la compañía líder en la fabricación de electrodomésticos, radicada en Tierra del Fuego”.

¿Qué a pasará ahora?, se pregunta Benegas. Y agrega que una vez determinada la autoridad de aplicación y dictaminada la sanción, el área de Legales deberá decir cuál es el órgano que la aplicará. La administración nacional ha dado diversos pasos. Pesantar (hoy perteneciente a Newsan) podría perder el permiso del Echizen Maru por el accionar de su ex propietaria Nissui.

Será la primera empresa argentina sancionada por mantener relaciones comerciales con empresas pesqueras que operan en Malvinas, pero probablemente no será la última.( Ver El Gob. argentino sigue sin aplicar sanciones a la pesca ilegal en Malvinas )

De los papeles aportados desde Japón surge que Pesantar no sería la única empresa que estaría vinculada con el gobierno ilegal de las islas del Atlántico Sur.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...