viernes, 25 de septiembre de 2015

Malvinas :Campaña de victimización kelper para desvituar el conflicto de soberanía


La campaña británica de victimización kelper para desvirtuar el conflicto de soberanía

Las Islas Malvinas son invadidas y usurpadas a la República Argentina desde el 3 de enero de 1833.
Los británicos llegan a las islas, luego del artero ataque de la fragata estadounidense Lexignton que desembarca a sus tropas, enarbolando bandera francesa, saquean, a los pobladores, y destruyen la guarnición militar argentina, que defendía a Malvinas, como represalia por haber apresado, el goberandor Luis Vernet, a buques estadounidenses pescando ilegalmente en la zona.


Esta situación fue aprovechada por los británicos, que a finales de 1832 y principios de 1833 deciden asaltar las islas, que se encontraban con autoridades argentinas, pero indefensas. Al momento de la invasión y usurpación de nuestras Islas Malvinas existía una población argentina y de extranjeros gobernados por  autoridades argentinas, designadas por Buenos Aires. El británico Onslow a cargo de la corbeta Clio desembarca en las islas, amenaza a la escaza tropa y a los isleños y los echa de su propia tierra !!, argumentando que se trata de territorio británico, no habiendo ninguna población británica ,ni gobiernos y mucho menos soberanía británica, en Malvinas, luego de 37 años ininterrumpidos de soberanía española ,  32 gobiernos españoles hasta 1811 y la posterior toma de posesión formal argentina de las islas que tuvo 6 gobernadores designados por Buenos Aires. Donde dichas islas constituyen parte de la nueva Nación Argentina como gran parte de lo que fue el antiguo Virreinado del Río de la Plata.

Tras usurpar Malvinas los británicos implantan, en 1840,un contigente de colonos británico, traídos desde Escocia.

La eterna victimización de los kelpers

Los británicos intentan presentar a los Kelpers, como los pobres isleños que quieren decidir su futuro. Claro que ese discurso de la propaganda británica no es lo que establece Naciones Unidas. Dentro de ese plan está el de tergiversar el derecho a la autodeterminación de los pueblos.No pudiendo invocar, el derecho de autodeterminación de los pueblos, al contraponerse con el sentido mismo del Comité de Descolonización de Naciones Unidas, al no haber un pueblo sojuzgado sino una población implantada tras un acto de usurpación, distorsionando el derecho a la autodeterminación de los pueblos para sostener una situación colonial. Además de existir un reclamo territorial  anterior a cualquier derecho poblacional.

Con la excusa de defender a los kelpers (no  se sabe ¿ de qué o quién ?), el Reino Unido trata de afianzarse y expandir su control en el Atlántico Sur.


Hoy los escasos descendientes de kelpers, que dicen estar en las islas desde hace tres o cuatro generaciones, todos funcionales defensores de la usurpación británica, exigen sentarse a la mesa de negociación como si se tratara de un contingente ajeno al mismo acto de invasión y ocupación ilegal, que cometió el Reino Unido, sobre Malvinas desde 1833. La estrategia británica de presentarse como los jueces y parte, donde los kelpers, según los británicos, son ciudadanos a los que se debe aceptar como una tercera parte en el conflicto, mientras que Naciones Unidas determina que los isleños no pueden ser quienes determinen soberanía.  En esta maniobra de sentar a los kelpers, que se reconocen como británicos, está la intención británica que Argentina, renuncie a los reclamos soberanos por Malvinas. Si los gobiernos argentinos, reconocen a los kelpers, como una población, a la que hay que consultar, con potestad para condicionar el reclamo argentino como una tercera parte ,en lugar de que el propio gobierno británico asuma la responsabilidad de resolver el conflicto de soberanía, tal como lo establece Naciones Unidas, donde reconoce un conflicto bilateral sobre un el suelo en disputa. El gobierno argentino estaría aceptando que un gobierno británico ( de un contingente implantado tras un acto de usurpación ) tenga autoridad sobre el territorio que reclama. Es como si a un ladrón, que toma una casa, el dueño, le entregara el título de propiedad de la casa.

Imponer la falsedad que Argentina no respeta los derechos humanos, de los kelpers, porque no  acepta que sean una, fraudulenta, tercera parte en el conflicto por Malvinas es una falacia. Una ¨tercera parte¨ que no deja de ser parte del accionar británico, que defiende dicha posición colonial, en una clara maniobra británica, para que Argentina, pierda todo el derecho a reclamar, lo que le corresponde. 

Un contingente de kelpers que dicen habitar  las islas, por varias generaciones, producto del impedimento del Reino Unido , a que Argentina desempeñe el pleno ejercicio de soberanía sobre las Islas Malvinas.

Disfrazar a nuestra Islas Malvinas, de pequeño ¨país¨, habiendo un contundente reclamo territorial argentino, reconocido por las Naciones Unidas. Donde los kelpers son colonia británica, y no tienen ciudadanía, kelper o falklander sino británica, es parte de la mentira que la propaganda británica quiere instalar. 

Naciones Unidas reconoce la disputa de soberanía como una cuestión bilateral, entre Argentina y el Reino Unido, siendo este último el país dentro del cual están representados, los kelpers, quienes teniendo garantizados, por parte de Argentina, el respeto a la propiedad privada, idioma y cultura británica. Y que en nada se contrapone al reclamo territorial que Argentina realiza año tras año ante la ONU para que el Reino Unido comience las negociaciones que solucionen la disputa de soberanía.

Argentina no pide que los kelpers se retiren, ni les exige que sean argentinos, aunque por la ley argentina, toda persona nacida en suelo argentino es ciudadano argentino. En Buenos Aires y en otras partes del territorio argentino, hay colectividades británicas que superan por mucho a la población de kelpers, de nuestras Islas Malvinas, colectividad que no tiene ningún inconveniente con el pueblo argentino. Hay que recordar que los kelpers pueden ser beneficiados por la doble ciudadanía, argentina y británica, a lo que Argentina no se opone. 

Argentina no reclama por los kelpers, sino por el territorio usurpado por el Reino Unido desde 1833. No siendo ningún inconveniente que los isleños permanezcan o se retiren en caso que el Reino Unido comience a restituir los territorios a la República Argentina.

1 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...