viernes, 9 de septiembre de 2016

Malvinas : Colaborar con el invasor británico no es defender la soberanía


Colaborar con el invasor británico no es defender la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas

¿Bajo qué criterio Argentina debería cooperar con los británicos en la exploración del petróleo, en Malvinas?. Siendo los británicos quienes usurpan militarmente ese territorio, y en donde Argentina jamás le reconoció ningún derecho ni soberanía sobre las islas. El Reino Unido, además chantajea con permitir vuelos directos, desde el continente argentino, si Argentina elimina las sanciones a empresas británicas que quieran usufructuar con el saqueo del petróleo en el Mar Argentino.

El Reino Unido no es un estado ribereño, para que Argentina deba cooperar con quién usurpan su territorio y desoye lo establecido por Naciones Unidas, de no innovar sobre el suelo bajo disputa de soberanía como las Islas Malvinas. Por otra parte la canciller Malcorra parecería estar más interesada en complacer los deseos británicos y evitar cualquier fastidio, con el tema Malvinas, que se convierta en un veto británico a su anhelada candidatura para presidir las Naciones Unidas.

Conceder a cambio de nada, desaprovechando la vulnerabilidad que presenta hoy, el Reino Unido tras el Brexit (su salida de la Unión Europea), es desaprovechar una excelente oportunidad para exigirle e imponerle condiciones, a los británicos, que les dificulte sostener el enclave colonial. Facilitarles las cosas al usurpador de Malvinas, es fortalecer su intransigencia, prepotencia para seguir burlándose del reclamo argentino.

Cooperar con los británicos en la extracción de petróleo, en MALVINAS, es reconocerles derechos que jamás fueron reconocidos por Argentina. Por lo tanto, eliminar las sanciones sobre las empresas ilegales que intenten saquear el petróleo, en las islas, es prácticamente reconocerle, al Reino Unido, derechos que no tienen sobre Malvinas y,  probablemente, sentar un mal precedente para el reclamo de soberanía argentino.

Hacer concesiones a cambio de nada, no es una medida inteligente. Tanto Argentina como el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas llaman a comenzar las negociaciones por la soberanía de las Islas Malvinas, soslayar este tema no es algo menor sino favorecer el atropello, la prepotencia y la militarización británica en el Atlántico Sur, ante una Argentina continental prácticamente desarmada y sin otro método de presión que el diplomático.

Luego del Brexit, el Reino Unido está más débil, y Argentina tiene que aprovechar esta situación, y no colaborar con el invasor británico para siga sosteniendo la posición colonial.

Cooperar en la extracción petrolera con los británicos puede traer otros inconvenientes. Los británicos ya tienen un pésimo antecedente respecto a la extracción de petróleo, en plataformas off shore. En 2010 la British Petroleum (BP) produjo un derrame descomunal en el Golfo de México, que consituyó un desastre ecológico de grandes proporciones frente a las costas de México y EE.UU. El gobierno argentino colaborando en la exploración y/o extraccción de petróleo, con quién usurpa Malvinas y aguas territoriales que jamás estuvieron en disputa, puede meterse en el problema de compartir un alto costo ante un potencial desastre ecológico sobre el Atlántico Sur, además de alivianarle las culpas a los británicos. El Reino Unido al no contar con el apoyo logístico, desde el continente, para la extracción de petróleo, en aguas abiertas, hará esa operación  más costosa, y aumentará el riesgo de un potencial derrame de crudo, uno de los fantasmas que persigue a los británicos, y donde el Gobierno de Macri, será cómplice, si llegara a ocurrir, y decide prestarse a los deseos británicos.

Por otro lado los kelpers quieren más vuelos a Mavinas, pero solo los que no se realicen desde Argentina continental o desde Tierra del Fuego.

Otorgarle más vuelos a los kelpers, es funcional al deseo británico, de sostener el enclave colonial en Malvinas con otro recurso, que recauda millones, como el turismo. Lo más insólito es que a este beneficio hacia los kelpers, el gobierno británico lo intentan presentar como una concesión a la Argentina, a cambio de retirar la ley que sanciona a las empresas que extraigan el petróleo en aguas en torno a Malvinas.

Los kelpers viven de la venta ilegal de licencias a empresas extranjeras que realizan saqueo pesquero sobre el Mar Argentino. Luego del Brexit, la oligarquía kelper no quiere que acabe ese negocio millonario que controlan unos pocos y constituye el  poder económico kelper en MALVINAS. A dichos beneficios se le debe agregar que no pagan impuestos y ni siquiera mantienen económicamente a la base militar , de Monte Agradable, que es sostenida con fondos provenientes del Reino Unido. Tras el Brexit, los kelpers no tendrán más facilidades para vender nuestros calamares a la UNIÓN EUROPEA, o más precisamente, a España, uno de los cómplices en comprar licencias y saquear nuestros mares con licencia kelper.

Argentina no debe prestarse al chantaje británico. Conceder a cambio de nada no es la mejor opción para solucionar el tema Malvinas. El Gobierno argentino debería exigir, al británico, eliminar los pasaportes para viajar a las islas, uno de los puntos centrales, antes de comenzar con acuerdos respecto a más vuelos a Malvinas, pero deberían aceptarse, si solamente salen o llegan desde el continente y no desde el extranjero.

El saqueo petrolífero británico debe ser obstaculizado y jamás apoyado !, por tratarse de un atropello a nuestra soberanía sobre los recursos, estratégicos argentinos, en el Atlántico Sur. Avalar una ocupación ilegal británica a nuestros recursos y soberanía, luego no servirá para exigirle, a los demás paises de la región, a no apoyar el accionar colonial en nuestras Islas Malvinas.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...