domingo, 5 de febrero de 2012

El descarado arribo del príncipe William a Malvinas

El descarado arribo de William a Malvinas

Símbolo inequívoco de la provocación británica, el imperio británico pretende dar legalidad a la usurpación
Obligando a un acto de presencia al segundo de la corona británica el príncipe William.
Llamar a este joven oficial, nacido siete días después de la finalización del conflicto bélico en Malvinas, "Guillermo Gales" es pura ficción.
En un intento por bajar los decibeles de la escalada con la Argentina por el conflicto en el Atlántico Sur, el Reino Unido hizo saber ayer, a través su secretario de Defensa, Philip Hammond, que la misión del príncipe William a las Islas Malvinas es en “función humanitaria” y que forma parte de una “rutina” para un piloto de las fuerzas británicas.
“Todos los pilotos de búsqueda y rescate de las fuerzas navales y aéreas británicas realizan una misión en las Malvinas y es el turno del príncipe William”, afirmó el funcionario al ser consultado por la prensa ena su llegada a Bruselas para participar de una reunión de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).
El heredero de la corona británica arribó el jueves 2 de febrero al archipiélago, para realizar un ejercicio militar como piloto de helicóptero. Según informaciones del gobierno británico permanecerá allí durante seis semanas.
El viaje del príncipe a Malvinas se da en el marco de las tensiones crecientes entre Londres y Buenos Aires y en vísperas de cumplirse el 30° aniversario del desembarco argentino en las islas y la guerra posterior.
El gobierno británico asegura que viajó como “piloto de búsqueda y rescate”.
Mientras tanto, el secretario de Defensa británico buscó bajar el tono de los cruces entre funcionarios de ambos países, que ya llevan varias semanas, y dijo que la estancia del príncipe en las islas “no debería” aumentar la tensión con Argentina.

El jueves fuentes del gobierno isleño habían indicado que como la llegada del príncipe William no era considerada una “visita real”, sino parte del trabajo del entrenamiento militar de William como piloto, no había hasta el momento agasajo allí para el joven. Sin embargo, su popularidad, como la de su esposa Kate, convirtió el viaje en un asunto por el cual medios de todo el mundo hablan del conflicto entre el Reino Unido y Argentina.
La tensión entre ambos países fue creciendo desde que Cristina Kirchner reiterara en setiembre en las Naciones Unidas el reclamo para que Gran Bretaña cumpla “con las resoluciones” del organismo y se siente “a conversar” sobre la soberanía de las islas.
El hijo del príncipe Carlos y Lady Di arribó al archipiélago días después del anuncio sobre el envío a las islas del moderno buque de guerra HMS Dauntless por parte del gobierno británico.



Protesta de la Cancillería argentina

La Cancillería argentina rechazó lo que llamó “el intento de militarizar un conflicto sobre el cual las Naciones Unidas ya se han expedido en numerosas ocasiones y han indicado que ambas naciones deben resolver en negociaciones bilaterales”. En sintonía con un reciente discurso de Cristina Kirchner, y en una curiosa opinión sobre los asuntos internos del Reino Unido, el comunicado de la Cancillería - titulado “Más diplomacia, menos armas” - sentenció que los gobiernos debían “evitar la tentación de incurrir en discursos que transformen el patriotismo en patrioterismo con el objeto de distraer la atención pública de políticas económicas de ajuste en un contexto de crisis estructural y alto desempleo”. Sostuvo que había que evitar “conflictos armados” y lamentó que el príncipe William llegara a Malvinas “ con el uniforme del conquistador y no la sabiduría del estadista que trabaja al servicio de la paz y el diálogo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...