martes, 21 de mayo de 2013

El Callejón de las Bombas


El Callejón de las Bombas

Owen Crippa atacando a la flota británica en San Carlos
Con las primeras luces del 21 de mayo de 1982, el comando del Componente Naval de Malvinas ordenó despegar, en misión de reconocimiento, a un Macchi 326 piloteado por el Teniente de Navío Owen G. Crippa.
El aviador naval se aproximó rasante desde el interior de la isla y, al desembocar sobre la bahía, se halló en medio de la flota, alcanzando a disparar sus coheteras Zunni. Al aterrizar, confirmó la magnitud del desembarco.

El heroico aviador naval sobrevoló la flota británica y pudiéndo atacarla con las armas disponibles en su Macchi MB-339 aeromachi de la Armada Argentina.

La misión del teniente de navio Owen Crippa fue determinante para que el grueso de la aviación de combate argentina comience una serie de incursiones aéreas para atacar a la flota invasora británica que estaba desembarcando tropas sobre las costas del Estrecho de San Carlos.


FUERZA AÉREA ARGENTINA

La reacción aérea en Malvinas

El Componente Aéreo en Malvinas, al enterarse del desembarco en San Carlos y las operaciones aeronavales contra nuestras posiciones, en especial a la BAM Cóndor, alertó a la FAS y ordenó la evacuación del Escuadrón Pucará a la BAM Malvinas para preservar la única unidad aérea de combate que poseía.
La BAM Malvinas, ahora sin mayores ataques dado que el enemigo había concentrado sus fuerzas en el estrecho de San Carlos, recibió a los IA-58 Pucará de la BAM Cóndor y continuó siendo el único camino hacia el continente.

El Callejón de las Bombas (Bomb Alley)

Las primeras informaciones sobre el desembarco, llegaron a la FAS, vía Componente Aéreo de Malvinas, alrededor de las 09:00 hs. Previamente, se habían alertado las unidades y, a partir de dicha hora, se emitieron las órdenes de ataque que darían lugar a una de las batallas aeronavales más intensas y encarnizadas desde la II Guerra Mundial.
Al respecto, conviene destacar que las formaciones aéreas argentinas actuaron sobre San Carlos por sus propios medios, fuera de la cobertura del radar del CIC Malvinas que, tapado por la cadena central de la Isla Soledad, no tuvo ninguna posibilidad de brindarles ningún tipo de apoyo (seguramente, este fue un motivo más que ayudó a los británicos a elegir este lugar).
Esta forma de operar sin protección, impensable para aviones cazabombarderos que carecen de equipamiento para penetrar las defensas por su cuenta, como los aviones de bombardeo, exalta más el arrojo y decisión de los pilotos argentinos que, no sólo cruzaron el mar con monomotores, sino que realizaron ataques eficaces en un estrecho erizado de buques, radares y misiles. Estrecho que ya entró en la historia como “El Callejón de las Bombas” (Bomb Alley).


El Callejón de las Bombas : Primera incursión

Tres M-5 Dagger, indicativo "Ñandú", armados con una bomba MK-17. Tripulación 1: Capitán Carlos Rohde (C-409); 2: Ten Pedro Bean (C-428); 3: Capitán Roberto Jannet (C-436). Despegaron de Río Grande a las 09:44 hs.
A las 10:32 hs atacaron los buques Broadsword, Argonaut y Plymouth, en el estrecho de San Carlos. El teniente Bean fue derribado por un misil Sea Wolf, lanzado desde la Broadsword. Se eyectó, pero no fue recuperado. Constituyó la primera baja argentina en la batalla de San Carlos. Los restantes regresaron a Río Grande a las 11:45 hs, tras lanzar sus bombas.
La Broadsword fue averiada con más de cuarenta impactos de cañón. El numeral 3 vio eyectarse al teniente Bean.
Tres M-5 Dagger, indicativo "Perro", armados con 2 bombas BRP de 250 kg. Tripulación: Capitán Carlos Moreno (C-437), Ten Héctor Volponi (C-418) y Mayor Carlos Martínez (C-435). Despegaron de Río Grande a las 09:45 hs.


 Llegaron al objetivo a las 10:31 hs. Atacaron a la Antrim con dos bombas, que no explotaron y la alcanzaron con numerosos proyectiles de cañones que le provocaron daños considerables. Los "Perro" escaparon, perseguidos por una PAC del 800 Sgdn. Uno de los aviones ingleses disparó un AIM-9L fuera de distancia. Regresaron a Río Grande a las 11:45 hs. Las averías sufridas por esta fragata la limitaron a ser usada, en el futuro, como buque de enlace Malvinas-Georgias.
Dos M-5 Dagger, indicativo "León", armados con 2 bombas BRP de 250 kg. Tripulación: Capitán Norberto Dimeglio (C-404) y Teniente Carlos Castillo (C-407). Despegaron de San Julián a las 09:55 hs.
Llegaron al estrecho a las 10:40 hs y atacaron nuevamente con bombas a la Antrim, lograron un impacto en la fragata y se alejaron. Aterrizaron en San Julián a las 12:30 hs. Compartieron el honor, junto a los "Perro", de haber sacado de servicio operativo a esta unidad.
Tres M-5 Dagger, indicativo "Zorro", armados con dos bombas BRP de 250 kg. Tripulación: Capitán Raúl Díaz (C-412), Teniente Gustavo Aguirre Faget (C-415) y Capitán Jorge Dellepiane (C-434). Despegaron de San Julián a las 08:00. Regresaron a San Julián a las 10:40 hs.


Llegaron al objetivo material, la fragata Brilliant. Falló el mecanismo de lanzamiento de las bombas y sólo atacaron con cañones, haciendo impacto con daños mínimos.

Relato del Jefe de Escuadrilla, Cap Raúl Díaz
Relato del Ten Gustavo Aguirre Faget
Dos Mirage III matrículas I-017 e I-014, indicativos "Ciclón 1" y "Ciclón 2". Tripulación: Capitán Marcos Czerwinski y 1er Teniente Marcelo Puig. Despegaron de Río Gallegos a las 14:40 hs. Realizaron sombrilla, en enlace con el Oficial de control aéreo táctico. Arribaron a las 16:20 hs.
Dos Mirage III, indicativo "Aguila", armados con misiles Magic. Tripulación: Ten Jorge Huck y 1er Teniente Carlos Selles. Despegaron de Río Gallegos a las 09:56 hs, en salida de cobertura. Arribaron a Malvinas, a nivel de vuelo 350 / 400 pero no lograron enlazar con el CIC Malvinas; y regresaron a las 11:30 hs.
Dos Mirage III, indicativo "Cóndor", armados con misiles Magic. Tripulación: Mayor José Sánchez y 1er Teniente Alberto Maggi. Despegaron de Río Gallegos a las 10:01 hs, en salida de cobertura; arribaron a Malvinas sin poder enlazar con el CIC; regresaron a las 11:40 hs.

 
Había finalizado la primera oleada: once salidas de ataque y cuatro de cobertura, con un avión perdido. Con duros resultados para el enemigo: dos fragatas averiadas seriamente: la Broadsword y la Antrim. El Callejón de las Bombas (Bomb Alley), tal como los británicos rebautizaron al estrecho de San Carlos, había surgido a la consideración mundial.

El Callejón de las Bombas: Segunda incusión

Ya a las 06:36 hs había despegado de El Palomar un Hercules KC-130, el TC-69, indicativo "Tigre", y para las 11:00 hs se encontraba orbitando en su punto de reabastecimiento listo para aprovisionar a los A-4 Skyhawk. El otro Hercules, TC-70 despegó de Río Gallegos a las 14:02 hs, y reabasteció a A-4 Skyhawk, al regreso del estrecho de San Carlos. También se encontraba en el aire, desde la primera oleada (09:30 hs), el avión HS-125 indicativo "Rayo", que controlaba la segunda oleada, lanzada desde San Julián, cuando estaba regresando la primera.
Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Tero", armados con una bomba MK-17. Despegaron de San Julián a las 11:17 hs. Esta escuadrilla tuvo problemas técnicos en el reabastecimiento, regresó el jefe y el numeral. El Teniente Néstor López, solo en su bautismo de fuego, se incorporó a la sección siguiente, que se acercaba al punto de reabastecimiento aéreo y que resultó ser la "Pato", a la cual le falló también el numeral, Alférez Guillermo Martínez, por los mismos problemas. Arribaron a San Julián a las 13:00 hs.

 
Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Pato", armados con una bomba MK-17. Despegaron de San Julián a las 11:25 hs. Tripulación: Capitán Eduardo Almoño, Teniente Néstor López y 1er Teniente Daniel Manzotti, pero se agregó a esta sección un nuevo integrante, el guía de la sección posterior, "Rondó", Capitán Jorge García (C-304), que había despegado solo pues a su numeral, Alférez Gerardo Issac, le había fallado la puesta en marcha. La escuadrilla, luego del reabastecerse, quedó integrada así: Capitán Eduardo Almoño (C-310); Teniente Néstor López, (C-309); Capitán Jorge García y 1er Teniente Daniel Manzotti (C-325). Abandonaron el reabastecedor a las 12:54 hs, ya estaban próximos al Punto 1 (51º 00' S / 60º 00' O), en ruta correcta al objetivo material.
Sobrevolaron la Gran Malvina y, próximos al poblado Chartres, fueron interceptados por una PAC de Sea Harrier, del 800 Sqdn, del Hermes. Los A-4C Skyhawk debieron desprenderse de las bombas y escapar, interceptados eficazmente por el radar de la fragata Brilliant, que cumplía de centro de información y control. Los Sea Harrier lanzaron los Sidewinders, que impactaron en los Skyhawk de Manzotti y López. Se visualizó una eyección propia y otra de un piloto inglés el que, aparentemente, en el combate aéreo, perdió el control del avión y se eyectó un instante antes que impacte contra el suelo.
El 1er Teniente Daniel Manzottl murió, aparentemente, debido a la alta velocidad con que se eyectó. Ocurrió al sur de Puerto Christmas; su cuerpo apareció el 24 de mayo. Los "Pato 1 y 3" arribaron a San Julián a las 14:30 hs.
Cuatro A4-B Skyhawk, indicativo "Mula", armados con una bomba MK-17. Despegaron de Río Gallegos a las 11:30 hs. Inicialmente fue integrada por el Capitán Pablo Carballo (C-204), el Teniente Carlos Rinke (C-231), el 1er Teniente Carlos Cachón (C-250) y el Alférez Carlos Carmona (C-214). El 1er Teniente Cachón regresó por fallas en el reabastecimiento y continuaron sólo tres aviones.
Efectuaron el cruce. Ya sobre la Gran Malvina, Rinke tuvo falla de transferencia de combustible y se le ordenó regresar. En el estrecho de San Carlos encontraron un buque de gran tamaño (algunas publicaciones lo dan como el Río Carcarañá, argentino). Esto no fue así, ya que los pilotos conocían su posición en Bahía Rey y, evidentemente, el buque atacado fue un transporte inglés.
No obstante, ante la duda, Carballo ordenó no atacar. La indicación llegó un instante tarde pues Carmona había ya lanzado su bomba por lo cual se le ordenó regresar a su base. Quedó sólo el Capitán Carballo para proseguir el raid hacia el norte, por la costa este del estrecho donde encontraría, en la Bahía Ruiz Puente, a la fragata Ardent. Le arrojó su bomba MK-17 de 1.000 lbs y escapó, perseguido por los cañonazos de aquella. Por la cantidad de humo que salía del buque, y los restos de material en el aire, presumieron que el impacto había sido en la cubierta. Los "Mula" regresaron a Río Gallegos a las 14:30 hs.
Este ataque y los posteriores a la fragata Ardent, fueron observados por el Alférez Egurza y el Soldado Coronel, desde Punta Cantera, quienes fueron testigos del hundimiento.
Cuatro A-4B Skyhawk, indicativo "Pico". Tripulación: Capitán Hugo Palaver (C-207), Teniente Daniel Gálvez (C-221), 1er Teniente Luciano Guadagnini (C-212) y Alférez Hugo Gómez (C-226). Despegaron de Río Gallegos a las 11:30 hs, (un numeral regresó desde el punto de reabastecimiento por fallas en el equipo), lograron llegar al estrecho de San Carlos, lo recorrieron de sur a norte, sin visualizar blancos. Arribaron a Río Gallegos a las 14:30 hs. El Alférez Gómez regresó a las 13:00 hs.
Finalizaba así la segunda oleada, la de los A-4 Skyhawk que, entre las 11:17 hs y las 14:05 hs, había herido de muerta a la fragata Ardent. Allí, quedaron para siempre otros dos gloriosos Halcones.

El Callejón de las Bombas: Tercera incursión

Se integró con el segundo empleo de los M-5 Dagger, Mirage III y A-4 Skyhawk.
Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Orión", armados con una bomba MK-17. Tripulación 1er Teniente Mariano Velasco (C-225), Ten Carlos Osses (C-239) y Ten Fernando Robledo (C-222). Despegaron de Río Gallegos a las 13:33 hs.
Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Leo", armados igual que los anteriores. Tripulación: 1er Teniente Alberto Filippini (C-215), Alférez Rubén Vottero (C-224) y Teniente Vicente Autiero (C-240). Despegaron de Río Gallegos a las 12:30 hs.
Por fallas del "Orión 1", los "Orión 2" y "Orión 3" se sumaron a la escuadrilla "Leo", que quedó formada por cinco aviones, al mando del primer teniente Filippini. Volaron directamente a Malvinas sin reabastecerse. Arribaron al estrecho. Mientras se dirigían en vuelo rasante hacia puerto de San Carlos, divisaron la fragata Argonaut, que trató de refugiarse en la sombra de un acantilado. Los cinco aviones, en escalonado táctico a la izquierda, la atacaron con cañones y bombas, en intervalos mínimos, arrojándole dos bombas que no explotaron.
El 1er Teniente Filippini rozó la antena de la fragata con el tanque suplementario de combustible de su avión, perdiendo el cono de cola, mientras la antena de aquélla quedaba doblada.
Eran, aproximadamente, las 14:37 hs. La escuadrilla regresó a Río Gallegos a las 15:30 hs.
Como consecuencia de este ataque, la Argonaut cumpliría sólo funciones de CIC y defensa aérea por algunos días más y luego fue retirada a Gran Bretaña.
Tres M-5 Dagger, indicativo "Cueca", armados con una bomba MK-17. Tripulación: Capitán Horacio Mir González (C-418), Teniente Juan Bernhardt (C-436) y 1er Teniente Héctor Luna (C-409). Despegaron de Río Grande a las 13:55 hs. Esta escuadrilla, luego del despegue, se enteró que de la sección "Libra" se volvía el Nº 1, Capitán Amilcar Cimatti, por pérdida de aceite del motor.
Por tanto, se les agregó el único "Libra" - 1er Teniente Luna - que formó como N° 3.
Quedaron formadas así:
"Cueca": Nº 1 Capitán Mir González, Nº 2 Teniente Bernhardt.
"Libra": Nº 1 Capitán Robles (C-429), Nº 2 1er Teniente Luna.
Al arribar a la Gran Malvina, encontraron una capa de nubes, sin claros, cuyo techo no superaba los cincuenta metros por lo que debieron descender a rasante. Detectados por la Brilliant, de inmediato, les envió la PAC de Frederiksen y A. George. Cuando salían de las nubes, los Libra se encontraron en un desfiladero. El 1er Teniente Luna fue interceptado y derribado por un Sidewinder de Frederiksen, sin ser advertido por los demás miembros de la formación. En realidad, según declararon al regreso, les pareció que Luna se había estrellado contra un cerro. Afortunadamente no fue así: el piloto se eyectó y fue posteriormente recuperado.
Los restantes continuaron hacia su objetivo material. Los Sea Harrier que los perseguían, al entrar en la zona de protección antiaérea de los buques, se alejaron. Los M-5 Dagger entraron de sur a norte al estrecho de San Carlos, y atacaron con cañones y bombas la fragata Ardent, alcanzándola. Luego de esquivar los misiles que aún lanzaba la maltrecha nave, regresaron a Río Grande a las 15:55 hs.
 

Relato inglés del libro Air War South Atlantic (Anexo III B).
Tres M-5 Dagger, indicativo "Ratón", armados con una bomba BRP. 250 kg. Tripulación: Capitán Guillermo Donadille (C-403), Mayor Gustavo Piuma (C-404) y 1er Teniente Jorge Senn (C-407). Despegaron de San Julián a las 14:00 hs.
Relato del Capitán Guillermo Donadille (Anexo III C).
Tres M-5 Dagger, indicativo "Laucha", armados con una bomba BRP. 250 kg. Tripulación: Mayor Luis Puga, 1er Teniente César Román (C-421) y 1er Teniente Mario Callejo (C-415). Despegaron de San Julián a las 14:05 hs. Entraron en el estrecho de San Carlos y atacaron con dos bombas (la del guía no se desprendió) y cañones, a la Brilliant, que operaba como CIC, mientras que el Nº 3 atacó otra fragata en las inmediaciones. Arribaron a las 16:40 hs.

El Callejón de las Bombas: cuarta incursión

Doce minutos más tarde se lanzó la cuarta y última oleada del día; ahora con los A-4B y A-4C Skyhawk.
Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Raspón". Tripulación: Capitán Jorge Caffarattl (C-305) Teniente Ricardo Lucero (C-310), el tercer avión no despegó por fallas técnicas; armados con una bomba MK-17 y cañones. Despegaron de San Julián a las 15:45 hs. Su objetivo era el mismo que el de la escuadrilla "Choclo", cumplieron la navegación un minuto detrás de la misma. Sin detectar buque alguno, regresaron a las 17:45 hs.
Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Choclo", tripulación: Capitán Jorge Pierini (C-318), 1er Teniente Ernesto Ureta (C-304) y Ten Daniel Méndez (C-301); armados con una bomba MK-17 y cañones. Despegaron de San Julián a las 16:00 hs. Su objetivo: buques en el canal Coton (52º 61' O). Volaron el lugar sin detectar blancos. Arribaron a las 18:00 hs.
Cuatro A-4B Skyhawk, indicativo "Mate". Tripulación: Capitán Carlos Varela (C-207), Teniente Mario Roca (C-214), Teniente Sergio Mayor (C-242) y Alférez Marcelo Moroni (C-212). Despegaron de Río Gallegos a las 16:30 hs, armados con una bomba MK-17 y cañones. Se dirigieron al estrecho de San Carlos y entraron por punta Correntada. Con el crepúsculo y mala visibilidad, regresaron sin avistar ningún buque. Arribaron a Río Gallegos a las 19:00 hs.

En este día ofrendaron su vida al servicio de la patria:

Primer Teniente D. Daniel Fernando Manzotti
Teniente D. Pedro Ignacio Bean
Teniente D. Néstor Edgardo López


Balance del día

33 salidas de exploración, reconocimiento, diversión y retransmisor.
22 salidas de Mirage-5: cinco M-5 derribados. Un piloto, fallecido; cuatro, recuperados.
12 salidas de A-4C. Tres, regresan por inconvenientes en el reabastecimiento; dos aviones son derribados, sus pilotos fallecen.
18 salidas de A-4B. Dos regresan por inconvenientes en el reabastecimiento. Dos aviones regresan por fallas técnicas.
4 salidas de aviones KC-130 para reabastecimiento.
Un avión IA-58 destruido en tierra por fuego naval.

Daños estimados al enemigo

La evaluación, que a esta altura de los acontecimientos se hacía en base a la información disponible era:
Un Sea Harrier derribado (piloto prisionero).
Un Sea Harrier derribado por la artillería antiaérea, piloto recuperado. Confirmado parcialmente por Gran Bretaña.
Una fragata Ardent, luego de arder en la tarde y noche, se hundiría al día siguiente.
Las Fragatas tipo 21, Argonaut, Antrim y Brilliant averiadas de consideración.
Las fragatas Broadsword y Alacrity, levemente averiadas.

AVIACIÓN NAVAL ARGENTINA

ATAQUE A LA HMS ARDENT por la 3er Esc. Aeronaval Caza y Ataque (ARA) A-4Q Primera misión de combate


El 21 de Mayo el Comando de la Aviación Naval (COAN) ordenó un ataque contra los buques ingleses que iniciaban el desembarco en la zona de San Carlos, por lo que a las 10:15 decoló la primera división. Al no funcionar correctamente el equipo VLF de los 3-A-301/306 y luego de quince minutos de la búsqueda de blancos, debieron regresar puesto que se les estaba acabando el combustible, aterrizando en Río Grande. A la tarde de ese mismo día se ordenó otro ataque que tenía como objetivo los buques que se encontraban en el estrecho de San Carlos.
El Comandante de la Escuadrilla decidió que se efectuaría el despegue por secciones de tres aviones configurados con cuatro bombas MK-82 con cola frenada snakaye (500lbs.) cada uno, ya que las aeronaves equipadas con VLF habían sido reparadas. La primera sección estaba compuesta por el C.C. Philippi a mando del 3-A-307, el T.F. Marquez con el 3-A-314 y el T.N. Arca en los controles del 3-A-312.
La segunda sección decoló diez minutos después que la primera. La formaba el T.N. Rotolo con el 3-A-306, el T.N. Lecour a bordo del 3-A-305 y el T.N. Sylvester con el 3-A-301.
La primera sección avistó y atacó a la Fragata clase 21 H.M.S. “Ardent” (F-184) que cumplía tareas de apoyo al desembarco en San Carlos. Al efectuar la corrida de ataque, en vuelo rasante, el 3-A-312 quedó a la derecha del líder, como numeral dos y el 3-A-314 a la izquierda como numeral tres, ambos en formación balanceada. Las bombas del -307 y -312 impactaron en popa, el -314 aparentemente no tuvo impactos y la Fragata se hundió horas después. Recordemos que la misma había sido atacada ese mismo día por aviones de la F.A.A. (A-4B y M-V), pero el comandante de la “Ardent” manifestó que el último ataque fue letal.

Pilotos navales Phillipi y Arca
Instantes después los A-4Q efectuaron el escape, aunque fueron interceptados por una Patrulla Aérea de Combate (P.A.C.) de Sea Harrier. El C.C. Philippi fue alcanzado por un misil Sidewinder AIM-9L que estalló en su motor, eyectándose. El T.F. Marquez fue atacado, primero por una ráfaga de cañón ADEN de 30mm que no lo alcanzó, en la segunda no tuvo suerte porque le dio de lleno, perdiendo así la vida.
El único Skyhawk que quedaba, el del T.N. Arca, tenía seis impactos de 30mm en su ala izquierda y cuatro en la derecha realizados por un Sea Harrier, perdía combustible y tenía problemas hidráulicos, a pesar de eso pasó el control a manual y se enfrentó a los Sea Harrier, que luego de 40 segundos de combate se alejaron por falta de municiones. Arca se dirigió para aterrizar en Puerto Argentino, ya que no podía volver al continente en el estado en que se encontraba. Enlazó con la torre del aeropuerto por medio de un Bell UH-1H del Ejército y el operador de la misma le dijo “mirá, el tren izquierdo no está, está solamente el agujero y puedo ver el cielo a través de la cantidad de agujeros que tiene ese avión, anda y eyectá en la bahía”. El T.N. Arca se eyectó con normalidad aunque el avión efectuó un giro y casi lo embiste. De todas maneras cayó al agua sin mayores problemas y fue rescatado por un helicóptero Bell UH-1H del Ejercito que debió hundir el esquí en el agua para que el mecánico suba a bordo al piloto, dado que la máquina carecía de grúa de rescate. Fue necesario hacerlo de este modo, ya que existían campos minados en la costa.

 
Instantes después del ataque de la primera división, llegó la segunda al estrecho de San Carlos, el TN Roberto Sylvester relata “la misión era atacar a un buque averiado en la boca occidental del canal San Carlos (la Ardent) y de no encontrarlo, avanzar por el estrecho hasta la Bahía San Carlos, atacando al primer buque enemigo que se avistara. La navegación fue exacta y recalamos en el punto previsto en vuelo rasante. Giramos a estribor y fuimos rumbo a la isla Águila a fin de verificar la presencia del probable buque averiado en la boca del estrecho. Escuchamos la comunicación de eyección de líder de la primera sección e inmediatamente intenté comunicarme con los numerales, sin obtener ninguna respuesta. Cerramos la formación en columna a fin de permitirle flexibilidad al líder y no perdernos de vista y desembocamos en la bahía Ruiz Puente.
Había cuatro buques, el líder asignó el más próximo e iniciamos la aproximación para atacarlo. Lo efectuamos a baja altura, alta velocidad y con bombas de 500lbs, armadas con cola retardada”. Por su parte el TN Benito Rótolo recuerda “comencé maniobras evasivas cuando observé que el buque comenzaba a disparar. Yo me encontraba a unas dos millas náuticas del blanco. En ese momento el TN Lecour me avisó que a la derecha sobre la costa había otro buque, lo identifiqué pero no nos disparaba, por lo que volví a concentrarme en el fuego que efectuaba mi blanco. Veía las manchas blancas de humo en el buque que eran disparos de sus cañones y también observaba trazos negros y rojos que pasaban debajo de mi avión. Cuando noté que el fuego sobre mi avión era intenso paré las maniobras evasivas para tirar con mis cañones. Estos fallaron, no salió ni un solo tiro. Allí comencé a zigzaguear con mi avión en forma violenta. El buque seguía tirando y noté que avanzaba a más velocidad. De pronto me sentí cerca, tiré atrás para alcanzar la altura de lanzamiento de bombas y cuando la mira cruzó sobre el centro del buque oprimí el botón sintiendo la salida de las bombas.

Crucé ya por encima, identifiqué una fragata tipo 21 y me sentí tan expuesto que los 300 pies que tenía me parecían 3000. Tan alto me encontré que invertí el avión 120° y tiré hacia abajo pegándome rápidamente sobre el agua, escapando con rumbo 200°. Cuando comenzaba a recuperarme observé impactos de proyectiles sobre el agua, delante de mi avión. Allí me di cuenta de que iba rumbo a otro buque que me mostraba todo el través y tiraba con todo su armamento antiaéreo, porque pude observar una cortina de fuego sobre mi. Sin dudarlo efectué un giro brusco de 180° y pegado al agua me dirigí a la costa oeste del canal para alejarme rápidamente”. Sylvester relata que “las bombas de Rótolo horquillaron el blanco, una del teniente Lecour pegó en el agua junto a la borda en el costado de estribor, muy posiblemente dentro del ancho vulnerable del buque y la nave desapareció dentro de una gran humareda negra. Apunté con el avión al medio de la columna de humo y cuando estaba a punto de alcanzarla, la silueta del buque empezó a divisarse cayendo con todo timón a babor”. Todos los pilotos emprendieron el regreso y aterrizaron sin problemas en Río Grande. Lamentablemente no pudieron corroborar los daños causados ni la identidad del buque. Mientras los Skyhawk realizaban su ataque, la escuadrilla “Laucha” conformada por tres IAI M5 Dagger de la FAA, atacaba a la fragata HMS “Brilliant” en la misma zona, averiándola con una bomba Mk.17 de 1000 libras.

1 comentarios :

toto capo dijo...

los soldados y la fuerza aerea son los unicos heroes de malvinas, no tengo ninguna duda, son los que cumplieron con el final de nuestro himno, oh,oh juremos, con gloria morir y asi lo hicieron, son los que deberian ganar lo que ganan los politicos, vende patria, mis saludos con honor y gloria, por siempre y para siempre, HEROES DE MALVINAS

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...