domingo, 4 de marzo de 2018

Petróleo en Malvinas : el gobierno británico exige eliminar sanciones argentinas a petroleras


Acuerdo Malcorra - Duncan : El gobierno británico exige que se eliminen las sanciones a las empresas que participen del saqueo petrolero británico

De la nula política de Alfonsín sobre el conflicto de Malvinas pasando por las inoperantes política de los gobiernos de Menem y de los Kirchner que fueron haciendo que los británicos vayan sintiéndose más impunes y hasta justificar la usurpación en nombre de la defensa de los kelpers.

En contraposición a la política de seducción del memenismo que le regalaba osos de peluche a los kelpers creyendo que así arreglaría un conflicto diplomático, centenario, con un pais colonialista como el Reino Unido. Durante el kirchnerismo, con maniobras diplomáticas más tribuneras que efectivas. Además de intentar conventir una causa nacional y de todos los argentinos en una consigna partidaria. La ley de hidrocarburos, que aún molesta a los británicos, demoró mucho tiempo en sancionarse como en ponerla en vigencia. Todo aquello hizo que Londres optara por presentar a los kelpers como las¨víctimas¨ del gobierno argentino de entonces. 

La nueva administración lejos de aprovechar al Brexit y trazar una verdadera estrategia diplomática que deje más incómoda a la posición colonial británica en Malvinas, adoptó la política del ¨buen vecino¨, como le agragada llamarla a la ex canciller Malcorra, cuyo marido trabajó para los servicios secretos británicos.

Con el acuerdo entre Argentina y el Reino Unido, del 13 de setiembre de 2016 la actual Cancillería argentina optó por continuar el perimido “paraguas de soberanía” abierto durante el gobierno de Menem, que posibilitó al gobierno británico hablar y negociar de todo menos la soberanía.

Eso llevó al gobierno de Macri a ser más indulgente con los británicos, no se sabe si por la falta de interés en el tema, a pesar de estár establecido en la Constitución Nacional, o por falta de una estrategia bien planeada para poner en jaque a la posición británica, que en los papeles hace aguas por todos lados. Sosteniendo unicamente el enclave colonial con una fuerza de ocupación sobre Islas Malvinas con la que pretenden tener algún tipo de ¨legitimidad¨ a su infame usurpación que hacen también sobre las Islas Georgias, Sandwichs del Sur, y espacios marítimos adyacentes, mientras desoye las resoluciones del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas que llama anualmente a retomar las negociaciones para resolver la disputa de soberanía con la Argentina.

Hoy la Cancillería argentina ve en las negociaciones, un paso "significativo" desde lo simbólico, aunque solo favorece a la posición británica. Mientras los kelpers, transmitieron sus deseos de tener una mayor conexión con  los países limítrofes y no tanto con el continente argentino. Sin embargo el Gobierno argentino ve un beneficio en todo esto, creyendo que con gestos de buena voluntad harán que los kelpers comiencen un acercamiento con el continente. Mientras que los kelpers son sometidos por una oligarquía británica que solo tiene como objetivo seguir los designios de Londres y continuar obteniendo millones con el saqueo pesquero que realizan en el Mar Argentino y apostar también por el saqueo petrolero en las aguas usurpadas a la República Argentina, desde 1986.



El petróleo es otro de los infames objetivos británicos para lo cual pretenden usar el acuerdo firmado por Malcorra en 2016, para que el Gobierno argentino remueva todos los obstáculos que, según el gob. británico, impiden ¨el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las islas¨, es decir otra medida a favor de la posición británica. En otras palabras, retirar todas las sanciones a cualquiera de las petroleras que participen de la exploración o del pretendido saqueo petrolífero británico en aguas usurpadas a nuestro país.

Para su ambicioso plan de explotación petrolero, sobre aguas argentinas, el gobierno británico necesita un fuerte apoyo logístico, desde el continente, debido a que la extracción del petróleo, desde plataformas off shore, es muy complicada y no libre de riesgos, debido a los derrames y la contaminación que podrían producirse. Cuaquier perforación petrolera puede liberar no sólo petróleo en el medio ambiente, sino una variedad de otras sustancias peligrosas, como metales pesados : cadmio, mercurio, arsénico, plomo, materiales radioactivos y otros residuos peligrosos. Si se dejan escapar, estos residuos pueden tener graves efectos ambientales.

Con la pretendida solicitud a la Argentina del retiro de todas las sanciones a cualquiera de las petroleras ,que los británicos decidan, que participen de la exploración o el pretendido saqueo petrolífero en aguas usurpadas a nuestro país, el Reino Unido pretende reducir los riesgos y en última instancia compartir culpas con Argentina, si acepta cualquier tipo de cooperación. Pero ¿ Qué cooperación hay que tener con quienes están robando nuestro suelo y riquezas ?

Modificar la ley de Hidrocarburos

Tras el Brexit, la primer ministro británica Theresa May, le había enviado una carta al presidente Macri en la que pidió “progresar hacia nuevas conexiones aéreas entre las Islas y terceros países en la región y la remoción de las medidas de restricción de los hidrocarburos”. En su momento Malcorra aseguró que es algo “sensible para discutir y podría tener sentido”.

Para cumplir con las exigencias británicas el Gobierno argentino debe modificar la ley de hidrocarburos en el Congreso Nacional derogando las leyes sobre hidrocarburos y pesca, lo que, asegura que aún no está previsto avanzar en ese punto.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...